26 de noviembre de 2013 / 12:34 a.m.

Monterrey.- Molestos por la manera como fueron tratados por el director de Comercio de Monterrey, Axel Velázquez, cerca de un centenar de comerciantes realizaron una protesta en el Palacio Municipal de  Monterrey para exigir se frenen sus abusos.

Los manifestantes argumentaron que el funcionario municipal pretende retirar el mercado rodante que durante 50 años se han instalado en la calle Guanajuato, junto a la Basílica de Guadalupe, y al cual ellos pertenecen.

“Ninguna administración nos ha evitado que nos instalemos en ese lugar, cada domingo durante 50 años, además, tenemos un permiso que nos expidió el Cabildo en el 2003, somos el único mercado de Monterrey que tiene su permiso expedido por el Cabildo, como lo marca la ley”, dijo Juan Antonio Navarro, coordinador de Comerciantes de la CNOP.

Los oferentes llegaron hasta los bajos del Palacio Municipal con pancartas donde denunciaban como prepotente y abusivo a Axel Velázquez, y exigían ser atendidos por la alcaldesa regiomontana Margarita Arellanes Cervantes.

En sus quejas, argumentaron que el pasado domingo los inspectores llegaron a donde siempre se instalan y les exigieron que retiraran los puestos.

Como ellos se negaron, les aplicaron una multa, la cual consideran injusta, pues el mercado tiene medio siglo de instalarse en el lugar cada domingo, y nunca habían tenido problemas.

El dirigente encabezó la protesta y acudió hasta la oficina de la Secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz, para iniciar el diálogo y buscar una solución al conflicto.

La funcionaria municipal los recibió y ofreció investigar el caso, para luego determinar qué se puede hacer. Los cito para el jueves para darles una respuesta.

Navarro explicó que plantearon a Pámanes Ortiz la manera arbitraria y grosera con que los trato el director de Comercio, y exigieron que se respete el permiso que tienen del Cabildo regiomontano.

Calificó de “cobarde” la actitud de Axel Velázquez, pues se ampara en el poder que tiene como funcionario para abusar de los comerciantes, a quienes les impuso una multa superior a los 21 mil pesos por instalarse en la calle, pese a que tienen su permiso en orden.

El líder de los comerciantes dijo que en el lugar donde se instalan no estorban con los feligreses que acuden a las fiestas guadalupanas, y como esta ocasión el 12 de diciembre cae en jueves, para el domingo, cuando ellos se instalan, ya habrán pasado las multitudes.

Francisco Zúñiga