6 de febrero de 2013 / 03:59 p.m.

Madres de familia se manifestaron en el exterior del plantel educativo, donde señalaron estar en contra de las acciones disciplinarias de la nueva directora.

 

San Nicolas de los Garza.- Con pancartas que señalan: "Queremos educación, no represión", un grupo de madres de familia se reunieron afuera de la escuela Secundaria número 57 para protestar contra las acciones disciplinarias que la nueva directora ha impuesto a los alumnos.

Desde temprano, las madres de familia llegaron con pancartas y fotografías en donde se muestran los nuevos castigos ordenados por la directora a quien identificaron solamente como Ana Bertha.

Las manifestantes aseguraron que desde la llegada de la directora, aproximadamente hace dos meses, a los niños se les sanciona los retardos haciéndolos correr por la explanada durante una hora cargando con sus mochilas.

Además, en ocasiones se les niega el permiso para salir al baño, lo que ya resultó en un accidente en uno de los alumnos.

"Nosotros queremos educación pero no de esa manera. Eso para nosotros es bullying de parte de la directora", declaró una de las madres que prefirió quedar en el anonimato.

Entre gritos de "Fuera directora" una de las madres comentó que otro de los castigos comunes es cortar el cabello a los niños que lo llevan un poco largo, así como pintarles la ceja a los menores que optan por depilarse siguiendo la moda.

"Nosotros venimos a que los niños aprendan, no que los reprendan", expresó una de las inconformes.

Las madres mostraron fotos en las que se ve a los estudiantes correr por la explanada con sus mochilas, así como cuando las maestras les pintan la ceja y les cortan el cabello.

De acuerdo con las madres de familia, reunidas en la protesta de la escuela ubicada en la avenida Sendero en los límites entre San Nicolás y Escobedo, una maestra no puede tocar a sus alumnos, por lo que los castigos humillantes ordenados por la directora Ana Bertha van en contra del reglamento.

Otra de sus quejas es que ahora se prohíbe que las mamás se acerquen a la escuela a la hora del receso para llevarles un refrigerio a sus hijos; además dijeron que la directora anunció que a partir de febrero se multará con un peso por cada papel tirado en los salones.

Las madres de familia dijeron que han pedido hablar con la Sociedad de Padres de Familia, pero que la directora ordenó a la Sociedad que hagan caso omiso de las quejas.

Durante la protesta no se vio llegar a la directora Ana Bertha y las madres de familia permanecieron con sus pancartas en defensa de sus hijos afuera del plantel educativo.

CON INFORMACIÓN DE ZYNTIA VANEGAS