11 de septiembre de 2013 / 10:16 p.m.

Acapulco de Juárez • Docente de tres delegaciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de la sección XIV, tomaron las instalaciones de la delegación de Servicios Educativos de la Región Acapulco-Coyuca de Benítez, como parte del paro cívico magisterial.

Lo anterior por las acciones que se realizan a nivel nacional por parte del magisterio y a lo que convocó la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) para este miércoles.

Más de 200 maestros del SNTE de la sección XIV, colocaron mantas en el acceso a las instalaciones de las oficinas administrativas de la SEG e impidieron el paso a funcionarios y personal desde las 08:00 horas.

Fue a través de consignas que manifestaron su rechazo a la reforma educativa, pues dicen violenta sus derechos laborales y advierten que continuarán sumándose a las protestas en contra de esta reforma del gobierno federal aprobada por el Congreso de la Unión, y no descartan un paro de labores indefinido.

“Estamos participando en este movimiento producto del movimiento nacional que se está gestando en contra de la Reforma Educativa, nosotros creemos que ante un hecho tan consumado atentan contra los derechos laborales que tenemos establecidos en la misma Constitución los trabajadores del sector educativo”, dijo Abraham Castillo Gutiérrez, delegado magisterial.

El personal docente inconforme exige la destitución inmediata del delegado regional de los servicios educativos Joaquín García Mondragón, al que acusan de inepto y prepotente, además exigieron que se presente el dictamen técnico de los daños al inmueble por los sismos del pasado 21 de agosto.

“Hemos decidido participar en este movimiento que bueno, hoy se está gestando, que tendrá diferentes acciones que iremos programando, pero que hoy es el inicio de este movimiento en contra de la Reforma Educativa”, dijo el representante de los docentes Castillo Gutiérrez.

Cabe mencionar que el paro magisterial aún no concluye, aunque advirtieron que de no resolverse positivamente sus demandas, tomaran acciones más radicales como el realizar un paro indefinido de labores en todas las escuelas de la región, con lo que se afectaría a más de cien mil alumnos que acuden a instituciones públicas en Acapulco y Coyuca de Benítez.

Javier Trujillo