7 de marzo de 2013 / 01:54 a.m.

Guerrero • Este miércoles cumplió tres días la toma del hospital Amigo del Niño y la Madre Indígenas en Tlapa de Comonfort. Médicos y enfermeras exigen la destitución de sus directivos por supuestos actos de negligencia administrativa.

El movimiento parista en el hospital ubicado en el centro político y comercial de la región Montaña comenzó el pasado 4 de febrero, tras varias reuniones internas que no lograron aterrizar en acuerdos.

Guadalupe Hernández Casarrubias, enfermera del hospital, fue designada como vocera del movimiento integrado por más de 110 trabajadores, entre personal administrativo y operativo.

Ella dijo que el paro estalló con la demanda de que se destituya al director Raúl Rojas Reséndiz y al subdirector administrativo Daniel Ayala Suárez, quienes han incurrido en varias omisiones que afectan el trabajo cotidiano en el lugar.

“Hay problemas derivados de la falta de comunicación y coordinación, eso genera problemas en cuanto a la existencia de materiales, equipo, medicamentos y hasta personal. No podemos permitir que la negligencia de estos compañeros vaya a provocar problemas en la calidad de la atención a nuestros pacientes”, apuntó la vocera.

Recordó que el hospital atiende los embarazos de mujeres de 14 municipios ubicados en la Montaña alta de Guerrero, la mayor parte de escasos recursos y en consecuencia, muchos son embarazos de alto riesgo.

Antes de que el paro estallara hubo el acercamiento de los trabajadores con los funcionarios impugnados, les plantearon deficiencias e inquietudes, motivados por el hecho de que en ese hospital se atienden casi tres mil alumbramientos al año.

Hasta el momento no se ha registrado una muerte materna derivada de la falta de equipo, material, medicamento o por la ausencia de personal, pero advirtió que el riesgo de que esto ocurra es real, por eso es que estalló el paro laboral con la intención de llamar la atención de las autoridades.

Aunque los espacios administrativos están cerrados, dijo que el área de quirófano y urgencias se mantienen abiertos, porque tampoco van a cometer el error de dejar sin atención a la población.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN