20 de abril de 2013 / 10:37 p.m.

Diputados de la fracción parlamentaria del Movimiento Ciudadano (MC) encabezados por el coordinador Víctor Jorrín Lozano, realizaron un recorrido sobre el tramo de la carretera federal a Pie de la Cuesta, y les dijeron que las obras no avanza por falta de recursos.

El delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Guerrero, David Hernández Madrid, explicó a los legisladores del Movimiento Ciudadano, durante el recorrido, que debido a que la gente rellena los terrenos con basura y también por la falta de recursos no se ha terminado la obra.

“No se ha terminado (la obra de la carretera a Pie de la Cuesta), porque faltan recursos del orden de los 200 millones para las obras y 30 millones de pesos más para indemnizaciones por el derecho de vía.

“El principal problema se encuentra en la zona conocida como Frente del Diablo, donde hay demasiados hundimientos por los asentamientos humanos irregulares y sería hasta el 2014 cuando se puede concluir los trabajos”, indicó el funcionario de la SCT a diputados federales del Movimiento Ciudadano.

Además el funcionario reveló que personas que han invadido terrenos y causes han rellenado con basura e impedido que avance más rápido la obra de ampliación de la carretera federal.

Al mismo tiempo un grupo de habitantes del municipio de Coyuca de Benítez, en la región de la Costa Grande, exigieron la inmediata terminación de las obras de construcción para la carretera Mozimba-Pie de la Cuesta.

Se quejaron que debido a la lentitud de los trabajos de ampliación el traslado que realizan de esa localidad a Acapulco, en los últimos meses es de dos horas y media, cuando antes lo hacían en solo 30 minutos.

Con cartulinas y medio centenar de coyuquenses, Daniela Martínez Salinas, explicó que decidieron manifestarse durante el recorrido de diputados federales a la zona poniente del municipio para que presionen a la SCT para que agilicen la terminación de las obras de ampliación carretera.

Los quejosos se apostaron en la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo a la altura de una tienda de autoservicio y con cartulinas acusaron que las obras afectan su economía desde hace varios meses.

Javier Trujillo