12 de septiembre de 2013 / 11:28 p.m.

San Pedro Garza García • El municipio de San Pedro Garza García colocó postes de plástico para instalar una malla-sombra sobre la caja de agua cuatricentenaria que existe en ese lugar, lo que provocó la protesta de los vecinos del casco sampetrino, pues consideraron que el Ayuntamiento no respetó la antigüedad del Parque Nemesio García Naranjo.

Con el apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), un grupo de colonos encabezados por la regidora Magda Galván García, lograron detener las obras, que incluían la instalación de bancas metálicas de estilo contemporáneo.

Héctor Jaime Treviño, delegado del INAH, explicó que las plazas sampetrinas están protegidas por una ley estatal, para preservar su estilo antiguo.

"El caso de San Pedro está protegido, y todas las plazas de los municipios son lugares históricos, son jardines históricos y a lo largo del tiempo les han puesto alguna infraestructura urbana que es agresiva, esas moles de concreto, aquí tenemos esta aberración, ese horrible quiosco, que de alguna manera está plaza tiene que recuperar su dignidad".

Incluso, dijo el delegado del INAH, los parquímetros que se pretendía colocar alrededor de la plaza citada, van en contra de la imagen antigua que se pretende preservar.

La caja de agua fue construida en los primeros años del municipio, luego de la fundación en 1596, para repartir el agua hacia las diversas acequias, aunque mucho tiempo estuvo cubierta por el crecimiento urbano, fue recuperada hace algunos años.

Sin embargo, como las hojas de los árboles tapan los filtros colocados, la dirección de Servicios Públicos, que encabeza Gilda Guajardo decidió colocar la malla- sombra.

"Hay que respetar esta infraestructura urbana antigua, y que le da un valor a este casco histórico de San Pedro".

La acción ameritó un desconocimiento verbal del delegado del INAH, que visitó la plaza.

"No agredir nuestras calles y nuestras plazas, nuestros lugares públicos, con situaciones de tipo urbano, que no son, no podemos poner unas bancas modernistas en un lugar que es histórico, definitivamente".

Magda Galván García, integrante de la Comisión de Cultura del Cabildo, encabezó la oposición, y dialogó con la funcionaria Gilda Guajardo, para hacerle ver la inconveniencia de las modificaciones que se hacían.

Comentó que se inició una remodelación del parque sin respetar los lineamientos que amerita un lugar histórico protegido.

"Iban a poner una malla- sombra que no venía con lo histórico, hay otros soluciones que se pueden poner para que no se tape el filtro de agua, porque esto pierde su contorno histórico de los años que tiene aquí la caja de agua, que la hicieron los forjadores, que son nuestros ancestros".

El municipio accedió a respetar los lineamientos para los lugares protegidos, y ofrecieron retirar las bancas así como la malla sombra y buscar una opción que no atente contra la historia que existe en el lugar.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL