Marilú Oviedo/Monterrey
25 de marzo de 2013 / 01:28 p.m.

 Una guardia de honor a un elemento de Tránsito de Monterrey que falleció en cumplimiento de su deber se convirtió en una protesta contra un capitán que presuntamente amenazó a los uniformados con despedirlos si acudían al sepelio, además de que, dijeron, constantemente abusa de su autoridad.

Ayer fue despedido con un homenaje póstumo en la Secretaría de Vialidad y Tránsito el agente Héctor Andrés González Trejo, quien falleciera luego de ser arrollado por un presunto policía federal la madrugada del sábado.

El capitán José Guadalupe Ortiz Martínez se plantó frente al féretro y comenzó a lanzar una serie de reclamos.

El motivo era que el director operativo de la Secretaría, el capitán de corbeta, Francisco de la Paz Molina Villalobos, presuntamente los había amenazado con suspenderlos, cambiarlos de rango o darlos de baja si acudían a acompañar a la familia del hoy occiso.

Además de una serie de situaciones, como abuso de autoridad por parte del marino.

Mientras Molina Villalobos daba el pésame a los familiares del oficial caído, Ortiz Martínez gritaba e invitaba a sus compañeros a hacer lo mismo.

"“Acuérdense de las palabras del director: ‘todos estamos corridos’, ¿estamos corridos?, ¿por qué, señor?, usted nos dijo en la mañana prepotentemente que estamos corridos, no estamos en la Marina, ¡se necesita el apoyo!, ¡no tienen por qué estar abusando de nosotros!, no porque tengan el poder.

"“Levanten la mano en apoyo, compañeros, si ya estamos corridos, ya estamos corridos; el señor, prepotentemente, cada día nos dice que estamos corridos"", añadió.

Esta situación provocó que al menos unos 30 agentes viales comenzaran a alzar la voz y señalar el maltrato que han tenido desde la llegada de Francisco de la Paz.

"“El señor es hipócrita, no tiene tacto con la gente”", gritaba otro de los uniformados.

Estos hechos se dieron alrededor de las 16:00 de este domingo a un lado del edificio de la secretaría, ante la mirada de amigos y familiares de González Trejo.

Al ver lo enardecido de los elementos, Molina Villalobos salió casi corriendo del evento, pasando en medio de los arreglos florales.

Al cuestionarle el por qué tal acusación de los oficiales, el funcionario, quien tiene alrededor de un mes en la secretaría, simplemente dio respuestas vagas y salió en una camioneta.

"“No es cierto, nadie los amenazó, todos están activos ahorita, no hay bajas, no sé, son rumores de la misma gente; yo acabo de llegar, tengo 15 días”", comentó.

Mientras iban a sacar la carroza de la secretaría, los tránsitos seguían mostrando su molestia, pero minutos después Ortiz Martínez pidió disculpas a la familia por la situación y despidieron a su compañero.

Que vengan al ver el mugrero

-Además de la protesta contra la forma en que se conduce un superior, el capitán José Guadalupe Ortiz Martínez denunció la forma precaria en que se trabaja en la Secretaría de Vialidad y Tránsito.

"“El Gobierno Estatal y Federal, que vengan a ver el mugrero que hay aquí, que esta gente es prepotente, no hay gasolina, aceite, no hay unidades, está todo inservible, no hay nada”".

Añadió que los elementos no se niegan a someterse a las pruebas de control y confianza, ya que se tiene que limpiar Tránsito.

Asimismo pidió a la comunidad no ofrecer dinero a los tránsitos para evitar la corrupción.

"“Margarita, páganos bien, y a oficial que agarres corrompiéndose, haz lo que tengas que hacer jurídicamente; no nos engañes con corrernos y darnos lo que se te dé tu gana; les está dando de finiquito casi lo que es el fondo de pensiones que nos corresponde a nosotros, 30, 40 mil pesos, es una burla”", dijo.

Este domingo, dos de los elementos, Mario Pérez Jiménez y Raymundo Garza Oviedo, quienes tenían el grado de mayores, con 28 años de servicio, fueron degradados a oficiales de crucero.

"“Quiero que me justifiquen el por qué del cambio, pero tengo un nombramiento como mayor”", expresó Pérez Jiménez.