10 de abril de 2013 / 11:46 p.m.

Ayala • En medio de consignas y protestas contra la construcción de una termoeléctrica en la región oriente del estado de Morelos, los gobiernos federal y estatal, conmemoraron el 94 aniversario luctuoso del asesinato de Emiliano Zapata Salazar en la hacienda de Chinameca, ubicada en este municipio, a más de 60 kilómetros de la ciudad de Cuernavaca.

Cerca del medio día, cuando el gobernador del estado, Graco Ramírez Garrido Abreú se disponía a proseguir con su discurso, fue interrumpido y luego seguido hasta el final, por un grupo de jóvenes y campesinos que se oponen a la construcción de una termoeléctrica en la comunidad de Huexca, municipio de Yecapixtla, pero que requerirá del agua de algunos municipios aledaños –como este—para alimentar la generación de electricidad.

Los inconformes le recordaron al mandatario que tanto Huexca, como otras comunidades no están de acuerdo con la edificación de la planta hidroeléctrica, debido a la contaminación que generará y el deterioro ecológico y social de la región. El mandatario lo escuchó al inicio de su protesta, sin embargo, cuando tocó pronunciar su discurso, los ignoró hasta el final.

Antes, Graco Ramírez, junto con el representante del Presidente, Enrique Peña Nieto, Jorge Carlos Ramírez Marín, montaron una guardia de honor ante los restos de Emiliano Zapata Salazar ubicados en la ciudad de Cuautla, en la plaza conocida como El Señor del Pueblo. Acompañados del presidente municipal de la ciudad dos veces heroica, los representantes gubernamentales también fueron acompañados del alcalde del municipio, Jesús Gonzáez Otero, y representantes de Logias masónicas del estado.

Más tarde, en Chinameca, Jorge Carlos Ramírez Marín, Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), dijo que la figura se Emiliano Zapata se ha convertido en un ser “casi mitológico” pues su lucha, inconclusa, inicia en una época “donde lo común era el silencio… él se levantó a decir lo que nadie se había atrevido a decir…”

Dijo que el gobierno de la República mantendrá el apoyo a la lucha zapatista, por lo que subrayó que en la entidad se frenará la construcción indiscriminada de casas o fraccionamientos, porque “… de nada sirve haber tenido la tierra (los campesinos), si ahora la tierra termina convertida en casa y fraccionamientos, que enriquecen a otros, menos a los campesinos”.

Ramírez Marín y Graco Ramírez, firmaron en la ex Hacienda de Chinameca el Acuerdo por el Desarrollo Rural de Morelos con el que se fortelcerán los lazos de concertación con el sector rural de Morelos.

En su intervención, el mandatario de Morelos aseveró: “En la tierra de Zapata la tierra produce”, al pronunciarse por la defensa de la tierra y en contra de que los terrenos fértiles del estado se sigan fraccionando quitándoles el agua a los poblados, por lo que hizo patente el compromiso de su Gobierno para generar más inversión para proyectos sustentables que beneficien a los ejidos y que generen empleos.

Graco Ramírez llamó a trabajar en proyectos que acarrean progreso para las comunidades del estado, a terminar con diferencias para alcanzar propósitos como la inversión histórica para este año de mil 500 millones de pesos para el campo, en garantías líquidas por 200 millones de pesos y mil 500 más, a través de la Financiera Rural; recursos que permitirán avanzar y mejorar las condiciones de vida de las mujeres y los hombres que hacen productiva la tierra de Morelos.

El gobernador aprovechó la oportunidad para reiterar su oposición a la explotación de una mina por parte de una empresa canadiense en el municipio de Temixco, en las inmediaciones de Xochicalco, por su impacto negativo a la ecología y a la salud de los morelenses que habitan esta región.

Graco Ramírez refrendó finalmente su respeto al grupo de personas que en ejercicio de su libertad de manifestación, protestan contra algunos proyectos como la Central Termoeléctrica en Huexca, subrayando que “jamás vamos a reprimir a nadie, los compañeros saben contar y saben cuántos son, están provocando que hagamos un escándalo y usemos a la Policía, pero no lo vamos hacer, porque respetamos el derecho a la libertad de expresión, estemos de acuerdo o no”.

DAVID MONROY