MARÍA DE LOURDES TORRANO
8 de junio de 2013 / 05:55 p.m.

México • Sin importar el cansancio, el intenso sol de la tarde y las horas de ayuno, más de 2 mil personas permanecieron durante horas, a las afueras del hotel Four Seasons de la Ciudad de México, a la espera de que la banda One Direction llegara para sus presentaciones de este fin de semana en el Foro Sol.

Fue tal la magnitud de los seguidores que cerca de las 17:00 horas cerraron la lateral de Paseo de la Reforma, ya que los congregados no solo tomaron la calle de Burdeos, sino que vieron cuál era la mejor posición para observar a sus artistas.

Cantando sus temas e incluso el “Cielito lindo”, los adolescentes y sus padres se hicieron notar, ya fuera sobre las calles, banquetas, jardineras, autos y bardas, buscando la mejor ubicación.

Muchos de los presentes tenían un boleto para hoy o mañana, pero otros tantos se trasladaron desde distintos puntos de la República solo para verlos llegar a su hotel.

La venta informal no se hizo esperar: gorras, camisetas, posters, pulseras y plumas enloqueció a los presentes, así como a varios comerciantes que aprovecharon a las eufóricas fanáticas que no perdieron la oportunidad de llevarse coleccionables.

Las porras no cesaron y la promesa de unos mariachis para la madrugada círculo entre los presentes, los cuales se organizaban para hacer cooperación entre varias Directioners.

Al cierre de esta edición, se sabía que el quinteto ya estaba en el DF llegaron a bordo de un vuelo comercial de British Airways.

Claves

Desilusionadas

- Con ojos rojos, en franco llanto o con rímel corrido en sus juveniles rostros, algunas fans de One Direction se marcharon desilusionadas, porque su banda favorita no salió por la puerta E3 del Aeropuerto de la Ciudad de México, donde se especuló que pasarían. Los chicos salieron por la zona del hangar presidencial.

- Policías y otros cuerpos de seguridad del aeropuerto se mostraban nerviosos al contener, principalmente, a las adolescentes que buscaban ingresar a la zona.