20 de marzo de 2013 / 02:08 p.m.

El gobierno de Chihuahua afirmó que los indígenas que acudieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para acusar los daños que han sufrido a causa del proyecto turístico Barrancas del Cobre, no radican dentro de este desarrollo.

Luego de que la CIDH decretara dos semanas para que las autoridades estatales atendieran los reclamos de los indígenas, el director general de Normatividad de la Secretaría General de Gobierno, Javier Balderrama Domínguez, respondió a la recomendación del organismo internacional.

""Los pueblos y las comunidades indígenas que demandaron ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos la falta de consulta en la zona de influencia del Fideicomiso Barrancas del Cobre, no se encuentran dentro del área en la que el gobierno del estado ha desarrollado la primera fase de este plan”", dijo.

Explicó que el pasado jueves se tuvo una audiencia en la CIDH, donde representantes de Bacajípare, Coloradas de la Virgen, Choreachi, Huitosachi, Mogótavo y Mala Noche, invocaron el derecho que tienen a la consulta previa, libre e informada, sobre los programas, proyectos o leyes que incidan directamente con su desarrollo y bienestar, como es el caso del proyecto turístico Barrancas del Cobre.

En este sentido, dijo, se expuso ante dicha comisión la inclusión que se ha hecho de las comunidades indígenas en los proyectos productivos que derivan del proyecto turístico Barrancas del Cobre, así como la inversión en programas sociales efectuada por el gobierno del estado, como es el caso del Programa de Emergencia Alimentaria, derivado de la sequía atípica y las condiciones climatológicas registradas en la región.

Por su parte, los habitantes de las citadas comunidades del municipio de Urique, acudieron hasta la sede la CIDH en Washington DC para denunciar que los gobiernos federal y estatal no les han reconocido sus derechos como posesionarios de las tierras donde se puso en marcha el proyecto turístico del gobierno estatal.

En su demanda, señalaron que también se han visto afectados a causa de las descargas de aguas negras que se hacen en sus ríos desde hace más de 10 años, lo cual fue refutado por Armando Cárdenas, quien es miembro del Fideicomiso Barrancas del Cobre.

“"Ni el plan maestro ni el gobierno del estado solaparán a nadie que incurra en alguna anormalidad, ya sea descarga de agua contaminada o alguna otra problemática que afecte la salud, seguridad, ecosistema o intereses de la región serrana, ya que se estaría en contra del turismo”", indicó.

Y al igual que Balderrama Domínguez, aseguró que dentro del área del Fideicomiso Barrancas del Cobre, no se incluyen las comunidades demandantes, pero "“la que sí tiene injerencia es Bacajípare, que corresponde al ejido San Alonso…”".

“"Por lo que fue con ellos con quienes se realizaron las consultas pertinentes para el desarrollo del proyecto, que incluía la instalación de la estación del teleférico, cuya trayectoria no pasa por encima de ningún poblado”", expresó.

 — JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO