20 de marzo de 2013 / 02:22 p.m.

Ya han pasado tres meses desde que hombres realizaron daños estructurales en los puentes vehículares con el fin de obtener trozos de metal para posteriormente venderlos, y las obras de reparación lucen completamente abandonadas.

 

Monterrey.- • A tres meses de que se descubrieron los daños estructurales en cuatro puentes vehiculares de Apodaca, la situación continúa igual.

Las vialidades siguen cerradas y no hay para cuando puedan reabrirse, pues las obras están prácticamente abandonadas.

Milenio realizó un recorrido por los mencionados puentes que cruzan el arroyo Topo Chico en la zona poniente de la cabecera municipal apodaquense.

El de Prolongación Reforma se observa con los mismos daños que hace tres meses: una evidente fractura en el talud oriente.

Montones de tierra impiden el paso vehicular, al igual que en el que se ubica por el Libramiento Rubén García.

"“Ya nomás llegaron a poner ese montón de tierra y ya nadie pasa. Pero no se ve gente que ande trabajando en este puente ni en el otro. Yo no he visto a nadie. Está solo, sí"”, expresó el señor Gregorio Acuña.

El hombre de la tercera edad, quien regularmente tiene que cruzar esa zona para ir a su trabajo como velador de un rancho, dijo desconocer cuándo será reabierto el paso.

"“No, no sé cuándo vayan a arreglar estos puentes, quien sabe. No si el puente que está más caído es aquel de aquel lado (Reforma), pero tampoco se ve gente allí"”, manifestó.

Como él son cientos o miles de personas que tienen que alargar sus recorridos para sacarle la vuelta a los dañados puentes.

Sin embargo, hasta el momento los daños siguen igual que hace tres meses, también en los pasos de las calles Zaragoza y 5 de Mayo.

Mientras tanto en el juzgado primero de San Nicolás son procesados cuatro sujetos como supuestos responsables de averiar las estructuras de los pasos vehiculares.

Se trata de Oscar Hernández López, Francisco Enrique Pérez, Héctor Hugo Landeros Acevedo y Julio César Lozano Mercado, quienes enfrentan el delito de robo y daño en propiedad ajena.

Ellos confesaron que a mediados del mes de diciembre de 2012 utilizaron sopletes y equipo industrial para cortar partes de las vigas de acero que sostienen dichos puentes.

Manifestaron que los trozos de metal los subieron a la camioneta de Hernández López y luego los vendieron como chatarra, obteniendo como ganancia cerca de 3 mil pesos cada uno.

Ellos fueron capturados días después por la Policía Ministerial y luego arraigados. El 15 de enero les levantaron la medida precautoria y los consignaron al juzgado.

Mientras el procedimiento judicial sigue su curso, los pasos vehiculares dañados siguen en las mismas y prácticamente abandonados, afectando con ello a miles de ciudadanos que habitan en Apodaca y que se desplazaban desde otros municipios.

AGUSTÍN MARTÍNEZ