19 de mayo de 2013 / 01:34 p.m.

Monterrey • Todavía molestos por haber sido desalojados de los lugares donde vendían, los comerciantes ambulantes de la Plaza Comercial Morelos anunciaron que este lunes acudirán al Congreso del Estado a solicitar juicio político contra la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes.

Maximiliano González Yáñez, abogado de los comerciantes informales, expresó que la solicitud también la presentarán para pedir juicio político en contra de la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes, y el director de Comercio, Áxel Velázquez.

"Más que nada manifestar que la administración municipal ha estado violando constantemente las garantías individuales de los vendedores ambulantes, los derechos fundamentales y sobre todo el derecho al trabajo, han sido reprimidos, y queremos avisar que el próximo lunes vamos a presentar una solicitud de juicio político en contra de la presidenta municipal de aquí de Monterrey, de la secretaria del Ayuntamiento y del director de Comercio".

"Petición de juicio político que se va a hacer ante el Congreso del Estado en base a las pruebas ya recabadas en los medios; en los periódicos, en los medios de televisión, testimoniales y diferentes documentales que tenemos, principalmente debido al desalojo y lo ocurrido a los puesteros el 10 de abril, que fue sin mandamiento escrito de autoridad, debidamente fundado y motivado, no les dieron derecho de defenderse, no les dieron la garantía de audiencia al que aluden los artículos 14 y 16 constitucionales y posteriormente fueron reprimidos en una protesta del día 14", comentó.

El 14 de mayo, Sandra Pámanes informó que un día antes les fue notificado que se negó el amparo a los 36 comerciantes informales que lo habían solicitado para protegerse de las acciones municipales y así poder instalarse en el pasaje comercial Morelos, y por lo tanto se les impidió su reinstalación.

Ante esto, los comerciantes acudieron a realizar un plantón en la planta baja del Palacio Municipal y durante la madrugada del 15 de mayo fueron desalojados, ya que según la autoridad municipal, había gente en estado de ebriedad.

También anunció que habían llegado a un acuerdo con los oferentes y que aceptaron reubicarse en las entrecalles, pero González Yáñez lo desmintió.

"Eso es falso, la realidad es de que el Ayuntamiento habla de un reordenamiento de los vendedores ambulantes, pero los quiere quitar de la calle Morelos para ponerlos por las laterales, no hay ventas en las avenidas laterales, lo que significa que con el tiempo ellos se van a tener que ir dedicando a otra cosa, quieren quitarlos y eso no es correcto", comentó.

Al respecto, el presidente de Vertebra, Ángel Quintanilla, advirtió que el problema del comercio informal no puede resolverse con medidas superficiales y recomendó a la alcaldesa Margarita Arellanes ir a la raíz del conflicto.

Quintanilla precisó que en las acciones emprendidas por la alcaldesa, no se ha profundizado en el tema de la ilegalidad.

Como titular de Vertebra, Ángel Quintanilla expresó que la causa principal que no han tomado en cuenta las autoridades, es ir con aquellos que venden mercancía ilegal o pirata.

La recomendación de Vertebra, dijo, es que las autoridades incorporen en sus acciones a los que venden mercancía ilegal y pirata.

"Sí, hemos visto también que hay actores políticos, de partidos políticos que están interviniendo en este asunto, a los que pediríamos que saquen las manos de este tema y los propios puesteros que necesitan resolver su problema económico, no se conviertan en carne de cañón de asuntos políticos", precisó.

Finalmente, Quintanilla consideró que la alcaldesa debe tomar en cuenta que usar la fuerza contra los comerciantes informales no es la mejor manera de solucionar un problema.

RICARDO ALANÍS Y VÍCTOR SALVADOR CANALES