29 de agosto de 2013 / 12:26 a.m.

La inconstancia que demuestra Tigres en su juego comenzó a volverse un problema y Lucas Lobos lo sabe. Minutos después de concluir las prácticas, el capitán felino manifestó la imperiosa necesidad de revertir los malos resultados y ajustar cuestiones básicas de su equipo.

“Podremos alcanzar nuestras metas (liguilla) hay que mejorar; y cada uno de nosotros sabe lo bueno y malo que está haciendo. Sobre el resultado del sábado (2 a 2 con Chiapas) no hay vuelta atrás y no podemos sentirnos conformes”

Según el mediocampista argentino, la próxima visita a Veracruz será crucial para mejorar el ánimo del plantel y sumar valiosos puntos que los empujen en una tabla general donde desea observar a Tigres de la mitad hacia arriba.

“A veces es difícil mantener un cierto nivel durante noventa minutos. Debemos ser más inteligentes y manejar los tiempos”, detalló

Sobre las mejoras inmediatas agregó: “hay que tratar de tener la pelota y ser más incisivos con el ataque. Y a pesar de que ellos (Veracruz) saben a lo que juegan, presionan bien y tienen buen arranque… Tigres irá con la seguridad de traerse los tres puntos”.

Como el resto de sus compañeros, la ausencia de Emanuel Villa y el espectacular momento de Pulido son contrastantes pero también claves. “Por suerte a Alan se le dio el gol y ha tenido buen desempeño aunque lamentablemente sustituye a Tito. Esperemos que se recupere pronto porque es importante que genere más competencia dentro del plantel.

“¿Si le llegó el momento a Alan? Creo que sí, demostró carácter y los requisitos para ser titular. Ya tiene 22 años y sabe que existen pocas oportunidades y me alegra que las esté aprovechando. A su edad ya debe estar jugando y no que se diga que es una promesa. Me da risa cuando recuerdo casos de compañeros que a los 26 años les llamaban así y ya estaban a cinco de su retiro”.

Con una fecha FIFA en el horizonte y su nivel personal en alza, la selección mexicana se vuelve referencia obligada. “No sé, no me siento del todo bien ni completo conmigo como para pensar en una convocatoria, aunque claro, todo puede pasar…”

Santiago Fourcade