16 de marzo de 2013 / 06:04 p.m.

El segundo entrenador del Barcelona, Jordi Roura, dejó atrás la remontada del martes pasado en la Liga de Campeones frente al AC Milan y pidió que ahora el club se enfoque al cien por ciento en la Liga de España.

Tras la remontada blaugrana en la Champions, de un 0-2 a 4-2 para clasificar a los cuartos de final, el ayudante de Francesc "Tito" Vilanova pidió mesura y enfoca toda su atención en el partido de este domingo contra Rayo Vallecano.

"Cuando vienes de un resultado muy negativo y te encuentras ante un partido tan importante como el del martes y lo sacamos adelante así, te hace mucho bien. Ahora estamos centrados exclusivamente en la Liga. Es una competición básica. Tenemos un partido vital", dijo.

Jordi Roura aseveró que siempre confió en su escuadra para revertir la situación complicada que vivieron en la Champions y reconoció que en ocasiones habrá rivales que hagan mejor las cosas, por lo que deben de estar atentos.

"Si alguien ha confiado en el equipo he sido yo. Soy perfectamente consciente de lo que puede hacer este equipo. El martes dimos un paso extraordinario. Nunca he tenido dudas sobre el equipo. Pero esto es futbol y a veces hay contrarios que lo hacen mejor que tú".

En conferencia de prensa, Roura admitió las dificultades del cotejo de este domingo en el Camp Nou frente a Rayo Vallecano en actividad de la fecha 28 de la Liga de España.

"Es un partido complicado, difícil. Para el equipo es muy importante, es una jornada más que nos acerca a nuestro objetivo. Veremos a la hora de hacer el equipo. Hemos tenido bastantes días para recuperar y según el último entrenamiento, veremos", señaló.

El auxiliar técnico también se mostró contento de que mañana podría ser el último partido en el que actúa como máximo responsable del club catalán, pues eso significaría el regreso de "Tito" Vilanova a la dirección técnica tras permanecer en Nueva York por problemas de salud en su recaída cancerígena de la glándula parótida.

"Si es así (que mañana sea mi último partido como timonel), sería una alegría descomunal, no por dejar de ser el primer entrenador, sino por la vuelta de Tito. Sería una alegría extraordinaria. Siempre he llevado esta situación con mucha calma", enfatizó.

Finalmente, respecto a la lesión del capitán Carles Puyol, quien estará de baja de cuatro a ocho semanas por una lesión en la rodilla derecha, Jordi Roura mencionó:

"Para el equipo cuando perdemos a nuestro capitán no es una buena noticia. Es un símbolo, un referente. Llevaba tiempo con molestias pero ya saben cómo es Puyol, si no lo aguanta él no lo aguanta nadie".

Notimex