Javier Trujillo
24 de agosto de 2013 / 10:57 p.m.

 

Acapulco   • Cinco familias que habitaban en dos predios en una zona de alto riesgo en Acapulco tuvieron que desalojar sus casas después del sismo de seis grados y su replica de 5.6 del pasado 21 de agosto, ya que sus viviendas se convirtieron en inhabitables.

“Mire cuantos días han pasado y nadie nos ha ayudado en nada, lo que usted ve aquí estufa, sillas, tanque de gas y lavadora, nos lo han prestado o regalado los vecinos de aquí cerca”.

“Nosotros perdimos todo, nuestras cosas se perdieron con el sismo, y ahora nos quieren desalojar”, se queja Juana Gaudencio Vázquez Lorenzo, una de las afectadas de la colonia Chinameca.

El director de Protección Civil, Efrén Cortez, ni siquiera se paró a notificarnos, solo dijo que vamos a ser desalojados, dijo Miguel Ángel Contreras, uno de los afectados por el sismo del 21 de Agosto.

Incluso contó que este sábado los vecinos le pidieron que les dieran algunos apoyos y les dijo “a mí no me han pedido nada, ni siquiera me han hablado”, les reclamó molesto el funcionario municipal.

Juana no es la única afectada, ya que Janeth Rayo Hernández, quien de entrada se quejó de los periodistas que han ido a ver las casas dañadas no han publicado lo que nosotros les hemos dicho.

Explica que su situación es más complicada, pues apenas llegó con ellos a vivir su cuñada que tiene casi ocho meses de embarazo, y una joven de 15 años que está a punto de dar a luz a un bebe.

“El único lugar donde tenemos para dormir es la capilla de Santa María de Guadalupe”, dice Juana Rayo.

La capilla de tablas de madera, se ubica a un costado de la calle Paraíso, en la colonia Ampliación Chinameca, donde tienen una vista panorámica envidiable, desde lo alto se observa la bahía de Santa Lucía.

Más tarde llegaron elementos del Ejército Mexicano, al mando de un mayor de las fuerzas castrenses y les informó a las cinco familias afectadas que la Sedena dispondrá de una cocina comunitaria para ellos.