24 de junio de 2013 / 12:39 a.m.

Acreditando el parentesco con el occiso, este lunes a mediodía podría ser liberada la presunta homicida imprudencial, que actualmente permanece internada en el Hospital Muguerza Sur.

 

Monterrey.- • La joven que atropelló y dio a su padre de manera accidental en una iglesia del municipio de Guadalupe fue apenas consignada ante las autoridades correspondientes, quienes tienen hasta el lunes al mediodía para consignar o dar la libertar a la presunta homicida imprudencial.

Una fuente allegada a las investigaciones, reveló que Silvia Edith Ramos Garza, de 45 años de edad, podría quedar en libertad, luego de acreditar el parentesco con el ahora occiso, sin pagar fianza, como lo marca la ley ahora con las nuevas reformas, sin embargo, será el juez quien decida si la mujer queda sujeta a proceso por la muerte de su padre.

Mientras tanto, Ramos Garza continúa internada en el Hospital Muguerza Sur, a donde fue llevada después del percance, donde resultó con algunos golpes, y donde además permanece con custodia por estar a disposición de las autoridades de vialidad.

Como se informó en su oportunidad, la joven conducía una camioneta Equinox de la línea Honda con matrícula SJW-3411 al momento del fatal accidente donde murió su padre quien fue identificado como Humberto Ramos Saldaña, quien contaba con 75 años de edad.

El accidente fue reportado poco antes de las 14:00 horas, en la avenida Las Américas y Anaxágoras, en la iglesia Cristo de la Montaña, en el municipio de Guadalupe, donde quedó el cuerpo sin vida del hombre de la tercera edad.

Las primeras versiones que obtuvieron los oficiales de vialidad es que la mujer iba a sacar la camioneta del cajón de estacionamiento donde se encontraba en la iglesia, cuando presuntamente la mujer confundió los pedales y, en lugar de accionar el freno, pisó el acelerador dando origen al accidente, para después chocar contra otros vehículos estacionados.

Silvia Edith Garza Ramos y un menor de edad, quien no fue identificado, resultaron con algunos golpes en diferentes partes del cuerpo, por lo que fueron auxiliados por parte de la Cruz Roja metropolitana y llevados al Hospital Muguerza Sur.

ALBERTO VÁZQUEZ