10 de enero de 2013 / 04:05 p.m.

Pese a la violencia que recrudeció en los últimos días de 2013, el patrón utilizado por los integrantes del crimen organizado registró algunas variantes desde hace medio año.

Según un recuento y comparativo elaborado por MILENIO Monterrey las ejecuciones contra policías, oficiales de Tránsito y militares quedó prácticamente en cero desde el 25 de julio de 2012.

El último caso registrado fue el del policía del municipio de Guadalupe, Eleazar Mendoza de la Rosa, de 29 años de edad, que fue asesinado durante un enfrentamiento en donde el pistolero en su huida fue abatido por elementos ministeriales.

En los hechos ocurridos sobre la avenida Pablo Livas, en la colonia Cuesta Verde, otro elemento de la corporación policiaca resultó lesionado, con esguince cervical y hematomas.

El último caso de asesinatos de oficiales de Tránsito de Monterrey se dio en ese mismo mes, el 11 de julio, cuando tras ser perseguidos aparentemente por un grupo armado en un topetón circunstancial fueron acribillados en calles de la colonia Álvaro Obregón de este municipio.

Robin Lara de Jesús, de 32 años de edad, y su compañero, el copiloto José Luis Garza Alvarado, de 36 años, tenían en la corporación ocho y 10 años, respectivamente.

El último caso de un militar asesinado se presentó hace casi un año, el 20 de enero de 2012, en el cruce de Optometristas y 29 de Noviembre, en la colonia Periodistas de México.

El cabo y también elemento de las fuerzas de apoyo de la SSP-NL y un presunto delincuente fueron muertos en una persecución y balacera.

TENDENCIA A LA BAJA

Sólo en 2012 se contabilizaron en la entidad 34 crímenes de elementos: 21 policías de los diferentes cuerpos y ocho tránsitos de los municipios, dos ministeriales, entre ellos un comandante, y dos celadores de penales, así como un militar.

El año en que más ejecuciones se han registrado de autoridades policiacas, tránsitos, ministeriales, efectivos federales y soldados fue en 2011 cuando asesinaron a 118 elementos, entre ellos, ocho militares.

— EDUARDO MENDIETA