20 de marzo de 2013 / 07:53 p.m.

Monterrey  • La ex directora de la Agencia Estatal del Transporte en Nuevo León, María de Jesús Aguirre Maldonado, quien el viernes pasado renunció a su cargo para asumir como delegada de la Secretaría de Educación Pública, admitió sentirse “un poco mal” por haber partido y dejar pendiente la modernización del transporte público, así como la regulación de tarifas, entre otras tareas.

“Es algo que no se lo he dicho a nadie, pero sí, no dejé de sentirme un poco mal de haberme ido”, confesó a Azucena Uresti en entrevista para Milenio Radio Monterrey.

Sin embargo, justificó su renuncia al señalar que se trata del futuro de los niños y niñas de México, pues su nuevo cargo en el Gobierno Federal ha cobrado mayor relevancia con la reforma constitucional de educación que impulsa la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Respecto a las críticas por su repentina renuncia a la AET, dejando temas pendientes como sacar de la circulación a todas las unidades ‘chatarras’, María de Jesús Aguirre aseguró que en su gestión se modernizó parte de la flota del transporte público retirando más de mil camiones viejos e incrementándose la recaudación de 290 mil a un millón 300 mil pesos, de julio de 2012 a marzo de este año.

En el estado de Nuevo León se contabilizan más de un millón 600 mil usuarios del transporte público, y pese a las iniciativas presentadas por la ahora ex directora de la AET al asumir el cargo, quedan todavía un 50% de los camiones con cinco o más años de antigüedad y las tarifas siguen siendo caras para los usuarios.

REDACCIÓN