12 de marzo de 2013 / 03:12 p.m.

Monterrey • Pese a que el Gobierno de Nuevo León anunció un programa de austeridad, ayer la calificadora Fitch Ratings dio a conocer que éste pretende realizar dos emisiones de deuda por dos mil 500 millones de pesos de la Autopista Monterrey-Cadereyta que comprende la bursatilización de los flujos que genera.

Para expertos en el tema, esta nueva colocación de pasivos es una maniobra del gobierno estatal por saltarse al Congreso local para adquirir recursos, bajo el argumento que se trata de una deuda indirecta o “"sin responsabilidad"”, así como adelantarse a la reforma federal que regulará la deuda subnacional.

Jorge Garza, economista de la Universidad de Monterrey, advirtió que se están hipotecando durante más de 30 años estos ingresos de la Red Estatal de Autopistas (REA), a los cuales no se podrá tener acceso.

Con base a información del reportero financiero del estado, de concretarse esta emisión de deuda en el primer trimestre de este año, la deuda indirecta ascendería a 20 mil 980.35 millones de pesos, lo que representa un incremento de un 13.5 por ciento respecto al cierre del año pasado.

Mientras que la deuda global (directa e indirecta) sumaría 44 mil 71.89 millones de pesos, que representa un incremento de un seis por ciento, comparado al cierre de 2012 (de acuerdo con el reciente reporte trimestral financiero del Estado).

“"Es mucho más fácil para cualquier gobernador o tesorero emitir deuda de un organismo descentralizado que pasar por su propio Congreso estatal para pedir deuda, porque esta deuda ni siquiera tendría que pasar por el Congreso, porque tiene autonomía para esta naturaleza.

“"Esto es algo que se permite ahorita, pero creo que el Gobierno del Estado se está anticipando a la eventual reforma que se haga a la legislación de deuda subnacional"”, dijo Carlos González Barragán, director ejecutivo del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

“"Se está pidiendo un crédito para endeudar este organismo, pero a la vez fortalecer la posición de corto plazo del Gobierno del Estado, está hipotecando los ingresos de la autopista para que se utilicen en el corto plazo por la administración actual.

ALEJANDRA MENDOZA