22 de febrero de 2013 / 01:57 p.m.

Vecinos de la zona buscan evitar daños por los trabajos de la vía, que podrían "lastimar" la memoria histórica de Monterrey.

 

Monterrey.-• Luego de que el Gobierno del Estado y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes firmaran un convenio para el proyecto de la Línea 3 del Metro, Mariano Núñez, representante de los vecinos del Barrio Antiguo, señaló que es el momento ideal para que la autoridad adquiera un seguro para las viviendas históricas.

Núñez destacó que los trabajos de la nueva línea de transporte, que en su trazo contempla atravesar el Barrio Antiguo, podrían afectar los cimientos de las viviendas, principalmente porque la modalidad del tren será subterránea, y por el poco mantenimiento que tienen algunas de las viejas haciendas de la zona.

El representante de los vecinos mencionó que en muchas ciudades se contratan seguros a fin de que si ocurren accidentes durante o después de la obra, la empresa aseguradora corre con los gastos para reparar el daño, y del cual en este caso más que económico sería histórico.

“Yo no oí que se contratara un seguro para posibles desastres, siniestro, eventualidad, consecuencias que pueda tener. No porque queremos que pase, pero vamos poniéndole el cinturón a eso. Es como los sismos en México, si sabemos que construimos en una zona de sismos, pongámosle seguro y nos ahorramos mucho dinero, y además de dinero vidas, y calidad de vida, y la armonía con la naturaleza”, afirmó.

Este es el momento justo para adquirir estos seguros, dice Núñez, puesto que los trabajos aún no comienzan.

Por otro lado, el representante de los vecinos sostuvo que se debe hacer un recorrido por el Barrio Antiguo con historiadores, para determinar no sólo la infraestructura de la zona, sino de los posibles descubrimientos arqueológicos, pues en ese sector de la ciudad ocurrieron batallas históricas.

Además, dijo que se deben incluir estudios hidrológicos para determinar los mantos acuíferos debajo de la zona, debido a que son los brazos del río Santa Catarina los que abastecían los ojos de agua de Santa Lucía, donde hoy se encuentra el paseo turístico del mismo nombre.

ISRAEL SANTACRUZ