14 de junio de 2013 / 01:00 a.m.

Una duda es la que flota en el aire para el cuarto juego de la serie por el título de la Asociación Nacional de Basquetbol (NBA): ¿Será San Antonio capaz de ligar dos triunfos consecutivos ante la escuadra de Miami?

Esto viene a raíz de que desde 2012, la escuadra que es encabezada por el estelar LeBron James no ha sufrido dos derrotas consecutivas, la última vez que esto sucedió fue durante el mes de enero del presente año, cuando Miami en dos ocasiones ligó par de descalabros seguidos.

Curiosamente, ambos reveses fueron jugando en calidad de visitante: el 8 de enero al perder en su visita a Pacers de Indiana por marcador de 87-77 y el 10 del mismo mes al sucumbir en el cotejo efectuado en Portland, donde Trailblazers venció a Miami por 92-90.

Luego de dichos descalabros, el equipo de Miami no volvió a saber lo que era sufrir dos reveses en fila y se convirtió en una máquina ganadora, perfectamente aceitada que doblegaba a cuanto adversario se le ponía enfrente.

Para este cuarto juego, la cuestión mental jugará un factor fundamental. San Antonio mostró su fortaleza mental, ya que luego de ser vapuleados en el segundo cotejo de esta serie por Miami, los texanos respondieron en el tercero de la serie avasallando a James y compañía.

Ahora es momento de que Miami demuestre de qué está hecho, si es lo suficientemente maduro y fuerte en este rubro para poder olvidar la paliza que recibió en el tercer partido, luego que había zarandeado en el duelo previo a su oponente.

San Antonio es un equipo veterano, pero Miami es una escuadra que también tiene gran experiencia, pues ésta es la tercera serie por el título de la NBA que disputa este grupo de jugadores, pero hasta ahora este colectivo no se había visto de manera recurrente en desventaja en una serie previa.

Surgen muchos cuestionamientos en el aspecto táctico: ¿qué ajustes hará Miami para evitar que de nueva cuenta sea apaleado como lo fue en el tercer duelo de la serie? ¿Mantendrá San Antonio el esquema defensivo que ha mostrado o hará ajustes?

Otra incógnita será sobre el desempeño de LeBron James, si bien San Antonio ha logrado contener a este jugador, lo interesante será saber si seguirán presionándolo, dejándolo más o menos libre pero apretando a sus dos principales socios: Dwyane Wade y Chris Bosh, quienes hasta ahora poco o nada han hecho para apoyar a su compañero.

Finalmente, otra duda que se mantiene es si el francés Tony Parker jugará en el cotejo de este jueves, ya que en el tercer partido abandonó la duela aparentemente por molestias musculares.

Por ello, el cuerpo técnico de San Antonio encabezado por Greg Popovich, al ver que el partido se abrió definitivamente a su favor en el arranque del último cuarto, decidió no volverlo a enviar a la duela y descansarlo.

Notimex