29 de mayo de 2013 / 02:06 p.m.

El domingo pasado Christian Giménez abandonó el Estadio Azteca meditabundo y triste.

Ante los medios de comunicación el Chaco evitó que las emociones lo rebasaran y fue lo más racional posible en el análisis que hizo de la Final ante América que Cruz Azul dejó ir en cinco minutos.

Hoy, días después del colapso celeste, en entrevista con La Afición, el Chaco asegura que es una derrota que le "duele en el alma", pero que al mismo tiempo le reafirmó el cariño hacia Cruz Azul, equipo en el que desea retirarse y al que procura "defender a muerte".

"Quiero a este club, estoy identificado con él, quiero retirarme en Cruz Azul, sé que no depende de mí y sé que tengo que dar resultados, pero mientras no me corran defenderé a muerte la camiseta que uno quiere".

Ayer surgieron algunas versiones que Monterrey querría hacerse con los servicios de Giménez; sin embargo, el argentino no sabe nada al respecto, pero aclara que su prioridad es renovar con Cruz Azul.

"No sé nada, yo creo que cuando regrese voy a hablar con Cruz Azul, pero bueno la intención mía es no salir del club. Me quedan seis meses más de contrato y me gustaría renovar, pero hasta no volver no voy a saber nada".

Christian Giménez llegó a Cruz Azul para el Torneo Bicentenario 2010 y firmó por cuatro años, así que en diciembre estará concluyendo su contrato con La Máquina.

Hasta el momento la directiva y el jugador no han empezado charlas formales para la renovación, pero la intención de ambas partes es prolongar la estancia del Chaco en el equipo.

EL DOLOR DE LA DERROTA

Un día después de perder la Final ante América, Christian se marchó con su familia de vacaciones a Argentina.

La distancia y la tranquilidad le han hecho reflexionar sobre el juego del domingo, aunque aún no encuentra una explicación de por qué Cruz Azul se cayó después del empate de América.

"En el alargue, si bien América se nos fue por el embrión aní- mico, lo teníamos controlado y después los penales, como digo siempre, es parte de suerte y parte de concentración.

Pero son cosas que realmente si uno busca explicaciones a veces no la encuentra, el equipo tuvo una levantada y en el último juego ante América fuimos superiores, pero esos cinco minutos nos dieron la vuelta".

Lo que sí tiene claro el Chaco es que la frustración que vive toda la afición cruzazulina se maximiza más en los jugadores, quienes vieron cómo se les fue el título de las manos, aunque en la derrota también reconoce el mérito americanista.

"Me duele en el alma el hecho de haber perdido, este grupo se merecía el título, como también lo merecía América, la verdad es un digno campeón, pero creo que todos nosotros estamos en la misma situación.

"Tuvimos 10 minutos fatales en donde se nos va todo un campeonato, la verdad es muy difícil asimilarlo de parte de todos, lo teníamos tan cerca el título y de repente que se nos escape, por la manera como se nos escapó, porque creo que fueron cinco minutos en donde fue lo peor".

Eduardo Espinosa