20 de noviembre de 2013 / 03:43 a.m.

Ricardo Rayas, entrenador de los Alebrijes de Oaxaca, confía en su equipo y experiencia como entrenador para sortear la liguilla del Ascenso Mx.

Quiere coronar, y consolidar, con un título en esta temporada su trayectoria como entrenador.

El proyecto que él armo y que en su torneo de debut en la Liga de Ascenso logró terminar como líder general, además de que fue el equipo de esta división que más lejos logró llegar en el Torneo de Copa, perdiendo de manera apretada ante el Atlas en la semifinal de dicha competencia.

"Yo espero que este torneo pueda ser de una consolidación importante en resultados, porque he tenido la suerte de jugar tres finales (dos en Ascenso Mx y una Segunda División) donde el resultado final no ha sido favorable para mí, para el equipo en general", comentó el entrador vía telefónica.

Alebrijes es el equipo que dirige, y de los cuatro entrenadores que están con vida en la semifinales Rayas acumula mucha más experiencia casi todos sus contrincantes como José Ramón Marroquín, entrenador de Delfines; Ricardo Cadena, del Necaxa; y emparejado un poco con Alfonso Sosa, entrenador de UdeG.

"Hoy estoy nuevamente en la ante sala, donde espero nuevamente tener el argumento para orientar a los muchachos, para tenerlos claros, para tenerlos motivados, poder brindarles las opciones y las diferentes alternativas en el partido", destacó el ex entrenador de Irapuato, Dorados y Salamanca.

Previo al juego de este miércoles los oaxaqueños tuvieron un duelo amistoso donde derrotaron al líder de la Liga Mx, el América, resultado que revaloró las aspiraciones del equipo en la Liguilla.

"Para serte sincero tenía mis dudas de cómo el equipo iba a reaccionar ante el América, reaccionaron muy bien, más allá del resultado la forma en la que el equipo jugó, en la que el equipo se manifestó.

"Volvimos a ser ese equipo que se ha manifestado bien durante todo el torneo (Ascenso Mx) y esa parte nos deja tranquilos, nos deja contentos pero muy claros que fue un partido de preparación y que lo más complicado para nosotros es el miércoles contra UdeG", comentó.

Rayas ha enfrentado anteriormente dos finales en la liga de plata del futbol mexicano, la primera de ellas fue el en el 2006 dirigiendo a Salamanca enfrentando al Puebla, en esa ocasión en penales.

La más reciente fue en el 2008 con Irapuato, donde perdió la final ante los Gallos Blancos del Querétaro.

El entrenador considera que todo este tiempo que ha pasado no lo ha pasado en vano y ha logrado una madurez que le permite, según sus propias palabras, transmitir con más tranquilidad y claridad sus conceptos.

"Yo si he notado muchos cambios en mí, yo regularmente era un tipo muy visceral, de mucho choque, no me importaba quien fuera iba, enfrentaba; hoy de repente tiene que ir buscando sus estrategias para irle llegando a la gente, irlos convenciendo.

"En las decisiones en la cancha he estado un poquito... soy más claro hoy, no me desespero, transmito tranquilidad desde la calma, no con tanto aspaviento, hoy siento que oriento mejor que antes", apostilló.

El miércoles encara su segunda liguilla consecutiva, la última vez que estuvo en una fase final se metió hasta la final dirigiendo al Unión de Curtidores en la segunda división premier, y terminó por perder en un duelo muy cerrado ante Ballenas Galeana, equipo que a la postre logró su ascenso.

FRANCISCO VELA