19 de marzo de 2013 / 09:57 p.m.

Luego de la falla que tuvo ante Chivas el pasado sábado donde no pudo empujar el esférico en las redes rivales para anotar lo que hubiese sido el 1-0 estando a menos de un metro de la portería de Luis Michel, Damián Álvarez dijo en conferencia de prensa que en ese momento quiso meterse debajo de la tierra.

"En ese momento tenía unas ganas de que me tragara la tierra de una manera terrible, no podía entender como había fallado”, mencionó.

El consuelo que le queda a El Enano ante esta inminente falla es que su plantel no perdió.

“Peor hubiese sido que hubiese perdido el equipo y saber que dentro de lo que fue el partido esa oportunidad fue la más clara que tuvo Tigres, pero sí fue una falla que ojalá no vuelva a presentarse", mencionó.

Tras ligar el cuarto partido sin triunfo en casa, el mediocampista felino catalogó el empate ante El Rebaño Sagrado como justo, sin embargo desea pronto terminar con este malefico en El Volcán.

"Pienso que  el empate fue justo pero también pudimos haber tenido otras opciones de goles, pienso que tuvimos para ganarlo pero el resultado ya no fue así.

"Este sabor que hemos venido teniendo de local por no poder conseguir el triunfo, nos está costando conseguir esos tres puntos tan deseados, cortar esa racha de no ganar en casa desde hace cuatro partidos", añadió.

Lo mejor viene; Álvarez.

A falta de 6 jornadas para el término de la temporada regular, Damián Álvarez definió como la mejor parte del campeonato esta recta final que se presenta ya que será aquí donde se defina quien entra y en qué lugar a la liguilla del Clausura 2013.

"Pienso que ahora viene lo mejor, vienen los mejores partidos, donde todo se define y donde hay que apretar el acelerador para seguir bien encaminados, no sé qué tan lejos o que tan cerca este la liguilla, nosotros necesitamos seguir sumando”, finalizó.