12 de enero de 2013 / 04:37 p.m.

Monterrey A la alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes le ganó el acaloramiento de una sesión de Cabildo que se le salió de control, y al estilo muy panista, optó por atacar al Gobierno Estatal y distraer la atención de los problemas que no ha podido resolver, pero el gobernador tiene la madurez para entender su rabieta, aseguró el dirigente estatal del PRI, Sergio Alanís Marroquín.

Al opinar sobre las declaraciones de la edil regiomontana, en el sentido de que el aumento al Impuesto sobre la Nómina fue producto del pánico financiero causado por una mala administración en el estado, el líder del tricolor consideró que simplemente le ganaron los tantos problemas que ha acumulado en tan poco tiempo.

“Es una estrategia de parte de ella para distraer la atención de la opinión pública a problemas severos que trae dentro de la administración. No son pocos, para una administración que pretendía ser diáfana, la más transparente en la historia y ya vemos que a menos de 100 días, ya trae una problemática muy severa”, dijo Sergio Alanís Marroquín.

Aseguró que de parte del estado, seguirá el mismo respeto institucional que se ha dado en los primeros 70 días de la administración municipal.

“De parte del Gobierno del Estado, yo creo que hay disponibilidad, y sobre todo, hay la madurez suficiente para entender, de alguna manera, ese tipo de rabietas”, puntualizó.

Mencionó que es lamentable esa actitud de la alcaldesa, porque el gobernador Rodrigo Medina siempre ha sido respetuoso, y le recomendó tomar las cosas con calma, en función de sus gobernados.

“No son puestos unipersonales, son puestos de mandato personal, que antes de pensar de manera personal, se debe pensar en la gente que votó por un gobernante”, dijo.

En las palabras de Arellanes Cervantes, evidentemente influyó el acaloramiento que se vivió en la primera sesión de Cabildo del año en Monterrey.

“Lo que está tratando, como comúnmente pasa con los panistas, que cuando se ven acorralados, se ven descubiertos en procesos desaseados, tratan de distraer la atención, señalando culpas o fabricando errores de otras administraciones”.

En tanto, el diputado local del PRI, Pablo Elizondo, expresó que la declaración de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, por el incremento del ISN, es una postura inmadura y con tintes políticos.

“Está actuando con sangre electoral, con una inmadurez completa y estamos exhortándola para que sea una verdadera gobernante y que aproveche los recursos que le vayan a llegar”, indicó el legislador del Revolucionario Institucional.

 — FRANCISCO ZÚÑIGA