17 de marzo de 2013 / 02:54 p.m.

Los neumáticos se han convertido en la clave para obtener la victoria en el Gran Premio de Australia, y en carrera, ha sido el finlandés   del equipo Lotus, quien mejor supo administrar el compuesto súper suave y medio, para conseguir su triunfo número 20 dentro de la Fórmula Uno y el segundo desde su regreso a la máxima categoría acontecido en el 2012.

Las gomas súper suaves no han rendido lo esperado y antes de 10 giros, los líderes como Sebastian Vettel, Fernando Alonso o Felipe Massa tuvieron que ingresar a fosos para colocar el compuesto medio, mismo que utilizaron en más ocasiones dada la alta degradación de los primeros. Esta situación no ayudó al Red Bull del tricampeón del mundo, quien tras salir de la pole position no logró despegarse de los Ferrari y terminó en el último sitio del podio.

Iceman únicamente realizó dos detenciones de pits, y el Lotus demostró tener un mejor tratamiento sobre las gomas. A pesar del desgaste en la última parte de la competencia, Räikkönen no perdió ritmo y logró mantener una ventaja de siete segundos sobre el español Fernando Alonso quien si requirió de tres detenciones.

Si bien Ferrari no se llevó la victoria al menos demostró haber dado un paso adelante en consistencia. Fernando Alonso y Felipe Massa atacaron en el arranque al australiano Mark Webber para rebasarlo. Al final, el asturiano logró instaurar ritmo que le permitió cruzar la meta en el segundo puesto, mientras su compañero brasileño resultó cuarto. Ambos estuvieron separados por el Red Bull del alemán Sebastian Vettel.

La actuación de la competencia fue para el alemán Adrian Sutil de la escuadra Force India. En su regreso a la Fórmula Uno tras un año de ausencia, logró llevar al coche hasta la cima de la carrera, sin embargo, su última parada de pits, en donde le montaron neumáticos súper suaves, no le sentaron bien y terminó por descender hasta la séptima posición, justo por detrás de Lewis Hamilton (Mercedes) y Mark Webber (Red Bull) quienes fueron quinto y sexto respectivamente.

Para McLaren, el Gran Premio de Australia les demostró que se encuentran lejos de los líderes. El inglés Jenson Button rescató la novena posición, mientras el mexicano Sergio Pérez cruzó la meta en el sitio número 11.

A su vez, el mexicano Esteban Gutiérrez fue el único representante del equipo Sauber en carrera, toda vez que el alemán Nico Hülkenberg no arrancó ante una falla en el sistema de combustible. El originario de Monterrey terminó su primera carrera dentro de la Fórmula Uno en la posición 13.

La próxima semana se realizará el segundo gran premio de la temporada en Malasia.

Luis Ramírez | La Afición.com