5 de junio de 2013 / 01:58 a.m.

Los maestros guerrerenses aseguraron que la prueba es una simulación y acusaron que su aplicación se ha visto involucrada en casos de corrupción.

 

Chilpancingo de los Bravo • La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) ratificó su oposición a la prueba Enlace al calificarla como una simulación.

En conferencia de prensa, Gonzalo Juárez Ocampo, secretario general de la CETEG manifestó que la postura del magisterio disidente es ir en contra de la aplicación de la prueba Enlace, medida adoptada por el gobierno federal.

En el encuentro con los medios también participó el vocero de la coordinadora Minervino Morán Hernández, quien señaló que existe información relacionada con la venta de ejemplares de las pruebas ya contestados antes de su aplicación, para que los mentores que las adquieran las utilicen como acordeones.

Aunque la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) sostiene que en la mayoría de las regiones la prueba ya se aplicó, lo cierto es que en las siete regiones existe un rechazo contundente.

Gonzalo Juárez sostuvo que con el movimiento que se generó en contra de la reforma educativa federal, la prueba Enlace pasó a ser algo completamente irrelevante.

“Las autoridades saben que como la aplicación de la prueba se contaminó desde el principio, ésta nunca operó cómo se planteaba, por esa razón nosotros no le tenemos confianza”, indicó el dirigente de la CETEG.

Sostuvo que en la SEG saben muy bien que mantener la evaluación ya no tiene razón de ser, porque está desvirtuada desde el principio y en muchos planteles educativos es vista solo como un mero requisito, que se puede manipular para inflar un poco las estadísticas.

“Muchos se mantienen dentro de la prueba porque eso les garantiza algunos apoyos, sin embargo no le dan mucha importancia porque las pruebas con sus respuestas ya fueron vendidas, por eso no le tenemos confianza”, indicó.

En la región Montaña dijo que los ejemplares ni siquiera son distribuidos, porque en dicha parte del estado los trabajadores docentes dieron a conocer que no la aplicarían.

No descartó la posibilidad de que el magisterio disidente se movilice, aunque aclaró que será para mantener firme la lucha contra la Reforma Educativa, pues la prueba en mención tiene tal descrédito, que incluso ya resulta innecesario impugnarla.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN