13 de enero de 2013 / 05:58 a.m.

El pateador de los Baltimore Ravens, Justin Tucker convirtió un gol de campo de 47 yardas con 1:42 por jugar en el segundo tiempo extra este sábado para elevar a los Ravens, 38-35, sobre los Denver Broncos en la Ronda Divisional de los playoffs de la AFC.

Los Ravens (12-6) forzaron el tiempo extra con un pase de touchdown de 70 yardas de touchdown de Joe Flacco a Jacoby Jones con 31 segundos por jugar en el tiempo regular, después de que Jones se escapara detrás de un par de defensivos de los Broncos junto a las laterales.

Baltimore visitará ya sea a los New England Patriots o los Houston Texans en el Juego por el Título de la AFC el próximo domingo, mientras se extiende la carrera del apoyador, Ray Lewis, al menos un partido más.

"Nuestro equipo tiene mucha confianza y todo estaba en nuestra contra", declaró Lewis, "pero encontramos la manera de venir aquí juntos y nos vamos juntos. Simplemente es increíble".

Lewis, quien lideró a los Ravens con 17 tacleadas durante en el partido que casi duró 77 minutos, se arrodilló y puso su casco sobre el pasto cuando todo terminó.

Este partido fue el más largo desde que los Cleveland Browns vencieron a los New York Jets, 23-20, en 1987.

Al final del primer tiempo extra, Peyton Manning lanzó un pase en segunda oportunidad y Corey Graham lo interceptó para darle a los Ravens el balón en la yarda 45 de Denver. Dos jugadas más tarde, el tiempo extra terminó y los equipos cambiaron su lugar en el terreno, y tras tres acarreos de Ray Rice por el centro, Tucker selló el partido convirtiendo el gol de campo de la victoria.

"No fue una buena decisión", indicó Manning. "Tampoco fue un gran lanzamiento".

El último partido de la NFL que se fue a un segundo tiempo fuera se jugó el 10 de enero del 2004, cuando los Carolina Panthers derrotaron a los St. Louis Rams, 29-23, en la primera jugada del segundo tiempo extra.

Arriba en el marcador 35-28 con 1:15 por jugar en el tiempo regular, los Broncos despejaron dirección a Jones, el especialista en devoluciones seleccionado al Pro Bowl que fue eclipsado todo el día por Trindon Holliday. Pidió recepción libre en su yarda 23 con 1:09 por jugar.

En tercera oportunidad y tres yardas por avanzar en su propia yarda 30, Flacco lanzó el balón y encontró a Jones campo abajo en la banda derecha para una anotación sorprendente. Tony Carter dejó ir a Jones y Rahim Moore trató batear el balón, pero no saltó a tiempo.

En ese momento, comienzas a tomar riesgos", señaló Flacco. "Debes tener un poco de suerte. Tuve que arriesgarme y todo salió bien".

La derrota fue mi culpa", indicó Moore. "Fue patético. Fue mi culpa. La próxima vez haré esa jugada".

Los Broncos tuvieron el balón en su yarda 20 con 30 segundos por jugar, sin embargo Manning se arrodilló para enviar el partido a tiempo extra. Denver también se fue a tiempo extra en los playoffs el año pasado, cuando Tim Tebow encontró a Demaryius Thomas para un touchdown de 80 yardas en la primera jugada para vencer a los Pittsburgh Steelers.

Manning compensó un balón suelto que se convirtió en puntos de Baltimore al conducir a Denver 88 yardas en 10 jugadas y conectarse con Thomas para un touchdown que les dio la ventaja rompiendo el empate a 28 puntos en el último cuarto.

Y Holliday se convirtió en el primer jugador en la historia de la NFL en devolver para touchdown tanto una patada de despeje como una patada de salida.

Los Broncos (13-4) se convirtieron en el más reciente que queda eliminado después de llegar como el sembrado N° 1. Desde el 2005, nueve equipos sembrados en el lugar N° 1 han perdido su primer partido en los playoffs.

En la temporada regular, Denver derrotó a los Ravens, 34-17, en Baltimore el 16 de diciembre, después de ir arriba en el marcador 31-3, sin embargo este juego fue cerrado desde el principio antes de que los Broncos vieran terminada su racha de 11 triunfos consecutivos.

Holliday, el jugador más pequeño --y posiblemente más rápido-- de la NFL, siguió un bloqueo impresionante de Jacob Hester para regresar la patada de salida 104 yardas en la segunda mitad, para poner a Denver arriba 28-21. Eso fue dos yardas más que el récord establecido en el 2010 por Eric Weems de los Atlanta Falcons.

En la primera mitad, Holliday puso el marcador en movimiento cuando tomó un despeje de Sam Koch, rompió una tacleada y corrió por las laterales de los Ravens en una devolución de touchdown de 90 yardas, evitando al pateador mientras se dirigía a la zona final. La devolución de touchdown más larga en un partido de playoffs pertenecía a Jermaine Lewis, quien devolvió un despeje 88 yardas para Baltimore en el 2001.

Manning, 0-4 en partidos de playoffs en los que la temperatura al inicio del juego está por debajo de los 40 grados Fahrenheit (4.4 grados centígrados), utilizó guantes para el frío en ambas manos. Fue capturado y soltó el balón en su propia 37 al final del tercer cuarto, Paul Kruger recuperó el balón suelto para Baltimore.

Rice acarreó el balón cinco veces para 37 yardas, llevándolo una yarda con 20 segundos por jugar en el tercer cuarto para empatar el marcador a 28 puntos.

Los 13 grados Fahrenheit (-10.6 grados centígrados) de temperatura al inicio del partido hizo que este fuera el partido de playoffs más frío que se ha jugado en Denver. La sensación térmica era de 2 grados (-16.7 grados). El único partido más frío jugado en Denver fue en contra de los San Diego Chargers el 10 de diciembre de 1972, cuando la temperatura alcanzó los 9 grados Fahrenheit (-12.8 grados centígrados).

El partido más frío de postemporada que se había jugado en Mile High se dio con 18 grados Fahrenheit (-7.8 grados centígrados) y fue en el Juego por el Campeonato de la AFC en 1977, en el que Denver venció a los Oakland Raiders, 20-17.

Holliday también devolvió un despeje y una patada de salida para touchdown en la temporada regular, y su gran día llegó sólo una hora después de que el comisionado de la NFL, Roger Goodell, reiterara su intención de considerar esta temporada baja la idea de eliminar por completo las patadas de salida por razones de seguridad.