14 de diciembre de 2013 / 01:51 p.m.

El sueño de Rayados por conquistar Marruecos arranca hoy.

Es su tercera cita consecutiva en el solemne Mundial de Clubes, el Monterrey buscará pintar su raya, una imborrable para su historia y que le permita presumir a través de los años.

Para pintar con tintas de oro su nombre en la justa mundialista requiere mejorar el papel desempeñado en las últimas dos ediciones. En su calidad de tricampeón de la Concacaf, los Rayados buscan clasificarse hasta la Final. Logro nunca antes alcanzado por ningún representante del área.

Pero para ello, deberá avanzar en dos instancias previas. La primera, esta tarde en punto de las 13:30 horas (tiempo de México) en el estadio Agadir, desafiando al anfitrión, el Raja de Casablanca que se clasificó a los Cuartos de Final tras eliminar el miércoles pasado al Auckland City por marcador de 2-1.

La delegación de Rayados, incluyendo al técnico José Guadalupe Cruz, estuvo presente en dicho compromiso en el que los verdes del Raja hicieron valer su localía para clasificarse a la siguiente fase ante el tricampeón de la Concachampions.

Cabe recordar en su primera participación en el Mundial de Clubes, el Monterrey tuvo que eliminarse con el equipo campeón y anfitrión del certamen, el Reysol. En aquella ocasión, los dirigidos por Víctor Vucetich cayeron en penales.

Con aquel antecedente, el Monterrey intentará cambiar la historia ante el anfitrión y para ello requerirá de la mejor versión en el año de sus figuras Humberto Suazo, César Delgado, Neri Cardozo, José Basanta y Jonathan Orozco.

Cabe recordar que no solo los jugadores de la actual plantilla rayada cuentan con experiencia en este tipo de competiciones como lo es el Mundial de Clubes, también su entrenador luego de haber vivido aquella experiencia en la que dirigía al Atlante y vencía 1-0 al Barcelona en la justa del 2009. Pero el Barsa con su constelación de estrellas remontó y ganó 3-1.

De eliminar al Raja, los Rayados se estarían clasificando a la Semifinal y su reto siguiente sería avanzar sobre el campeón de la Conmebol, el Atlético Mineiro de Brasil. Pero hoy, su principal enemigo podrá ser ése exceso de confianza por enfrentar al rival con menores credenciales de todos los clasificados a esta edición mundialista.

Jaime Garza