19 de marzo de 2013 / 02:45 p.m.

Los Reales de San Luis buscarán aprovechar al máximo la semana de receso que tendrá el Torneo Clausura 2013 de la Liga MX debido a la Fecha FIFA, por lo que se estarán concentrando durante unos días en la ciudad de Puebla. Así como lo hicieran previo al juego ante Pachuca, los Reales se trasladaron a la Angelópolis con la finalidad de redoblar trabajos y así mentalizarse en la mejora futbolística que los lleve a seguir sumando unidades, las cuales deberán ser fundamentales tras empatar ante América el sábado pasado. El técnico interino del San Luis, Gerardo Silva, confirmó el valor de haber conseguido la igualada en la casa de las águilas, ya que servirá para cerrar el certamen de la mejor forma posible. “Sumar siempre será importante y más por las condiciones en las que el equipo venía arrastrando durante el torneo, considerando que más que el punto, el equipo ganó y adquirió la confianza y el envión que necesita para encarar la recta final del torneo”, señaló. Y es que ante todos los pronósticos, los potosinos consiguieron sacar un resultado positivo, que aunque no fue el triunfo, sí fue una unidad que ayuda bastante al conjunto auriazul, pues puede consolidar el trabajo que se ha estado realizando. “Lo satisfactorio y lo agradable de este partido ha sido que la gente y la prensa nos hacía como víctima y como en aquella épica bíblica de David y Goliat, nosotros podíamos tener esa oportunidad de convertirnos en ese David y estuvimos a punto de lograrlo y lo mejor de todo es que los muchachos adquirieron esa confianza, que ya la tenían pero la descubrieron nuevamente y ahora hay que ponerla al servicio de sus actuaciones cada partido”, indicó el estratega que además destacó el funcionamiento de su escuadra. “El planteamiento que se hizo fue casi perfecto, el equipo siempre se mantuvo junto, ordenado, las líneas estuvieron compactas entre una y otra, no hubo más de 35 metros en la mayor parte de los 90 minutos, la disposición y que se mantuvo junto y ordenado, compactando las líneas,” es lo que resaltó ante los capitalinos. A pesar de ver dichas características sobre el terreno de juego, Silva Escudero enfatizó en que aún deberán trabajar en la zona baja del equipo ya que “tenemos que mantenernos de esa manera, juntos y compactos, que el equipo se vuelva equilibrado, que sepa atacar muy bien y que defienda mucho mejor”. Asimismo, recalcó que “el vestidor siempre ha estado bien y con este punto y sobre todo con el funcionamiento, el vestidor ha recobrado esa fuerza que considero ya había pero hoy ha sido doblemente potenciada”. Con respecto a la concentración que se efectúa en Puebla, el técnico aseguró que deberán aprovecharla al máximo para poder pulir detalles que puedan mejorar aún más el funcionamiento. De igual forma, es consciente de la situación porcentual, sin embargo subraya que “Querétaro está enfocado y preocupado por nosotros, pero tenemos que seguir sumando, ocupándonos de nosotros día a día, debemos estar conscientes que ya no solamente es Querétaro, hay varios equipos más involucrados, pero sí, tenemos que hacer lo nuestro, mientras lo hagamos, mientras sigamos de la manera en la que nos comportamos el sábado contra América, el desgaste emocional de Querétaro será doble y es donde tenemos que sacar los beneficios y la ventaja”. Por último, resaltó la compañía de la afición en el estadio Azteca, a la cual exhorta a seguir alentando al equipo, ya que es el momento en el que todos deben unirse para salir adelante en esta campaña. “No solamente yo, creo que la directiva, cuerpo técnico y jugadores, necesitamos y deseamos el apoyo de todos ellos, no les quiero pedir, los quiero invitar a que sea así, porque en esta recta final es cuando más necesitamos de esa incondicionalidad de ellos, que nos apoyen con todo, que se pongan las playeras auriazules ahora contra Chiapas y que hagan una entrada extraordinaria, que se llene el estadio porque siempre doce serán más que once”, concluyó.

 Jesús Hernández Corpus