21 de diciembre de 2013 / 11:44 p.m.

Los Ángeles.- Invitan a su casa a las cámaras de televisión para aumentar su popularidad entre el público, lograr patrocinios o porque les gusta la fama. Sin embargo, para algunos protagonistas de reality shows su fama les ha acarreado problemas imprevistos con hacienda o en tribunales.

El actor nominado al Oscar, Ryan O'Neal vivió un predicamento de este tipo.

Pasó varias semanas en un tribunal en Los Angeles para demostrar que era el legítimo propietario de una de sus posesiones más preciadas: un retrato de su amada, la actriz Farrah Fawcet, pintado por Andy Warhol.

Parte de la evidencia que se utilizó contra él fueron las imágenes que grabaron cámaras de televisión para la serie "Chasing Farrah" y otros proyectos donde O'Neal y Fawcett permitieron a las cámaras meterse en su vida privada.

El retrato le pertenece a él, determinó el jueves un jurado. Sin embargo, en el penúltimo día del juicio, el actor tuvo que preguntar en voz alta cuánto le costaría todo este número. (Su abogado dijo que mucho).

Con familias como las Kardashian y las de "Real Housewives" abriendo sus puertas en todo el país, los abogados de los famosos ven a las cámaras de televisión de los reality show como un arma que puede ser utilizada contra sus clientes.

Los problemas de O'Neal comenzaron cuando un productor insatisfecho del programa de Fawcett convenció al alma mater de la actriz, la Universidad de Texas en Austin, de que el actor no era el legítimo propietario del cuadro de Warhol.

Las imágenes captadas, aun cuando solo sean unos cuantos cuadros, también pueden ser utilizadas por los cobradores de impuestos, síndicos y otros para causar líos, dijo Bradford Cohen, abogado especializado en asuntos fiscales en la firma Venable LLP.

Cohen aconseja a sus clientes famosos no participar en reality shows y cita ejemplos de funcionarios fiscales que han abierto casos basados en lo que vieron en la televisión.

Las autoridades acusaron a Teresa y Joe Giudice, estrellas de "The Real Housewives of New Jersey", tras enterarse del sueldo de la pareja y les fincaron cargos por ocultar activos en una solicitud por bancarrota después de que saliera al aire la primera temporada del programa.

Cohen y otros abogados ven en las imágenes la misma evidencia que vieron los abogados de la Universidad de Texas en "Chasing Farrah".

AP