22 de enero de 2013 / 01:09 a.m.

La Secretaría de Desarrollo Rural lleva a cabo el procedimiento para recuperar el status sanitario Acreditado Modificado que exige el gobierno estadunidense para la exportación del ganado en pie.

 Chihuahua • La Secretaría de Desarrollo Rural del Estado inició un barrido sanitario en los hatos ganaderos de Chihuahua para recuperar el status sanitario Acreditado Modificado que exige el gobierno estadunidense para la exportación del ganado en pie.

“El año pasado se realizó el primer barrido sanitario en busca de Tuberculosis Bovina, y en dicho ejercicio se probaron más de 1 millón 600 mil cabezas”, indicó el jefe del Departamento de Ganadería de la SDRE, Eloy Soto Payán.

Explicó que por requerimientos del Departamento de Agricultura de aquel país se inicio el segundo barrido sanitario en busca de hatos infectados con TB, por lo que ya se tiene un avance del 27 por ciento, lo que son 420 mil cabezas de ganado probadas.

“Las acciones han dado excelentes resultados, y ahora podemos informar que el resultado ha sido una tasa de prevalencia de TB menor al 1 por ciento, el cual es uno de los principales requisitos que nos impone la administración estadounidense para recuperar el estatus sanitario de acreditado modificado”, dijo.

Tras apuntar que en estas acciones se han destinado más de 50 millones de pesos, señaló que se cuenta para esta labor con 116 veterinarios, así como el apoyo de 16 volantas y las 25 casetas de inspección sanitarias que están a cargo de su dependencia.

Destacó que “gracias a las condiciones de clima” y al suelo de la entidad, la tasa natural de prevalencia de Tuberculosis Bovina es de baja prevalencia, mientras que los casos de infección que se han presentado en los hatos, ha sido por un mal manejo humano.

“El estado ha recuperado una credibilidad ante el gobierno norteamericano que se tenía muy deteriorada. Ahora el gobierno de Estados Unidos tiene una nueva percepción del trabajo que realiza el Gobierno del Estado en materia de sanidad”.

“Ve con buenos ojos el endurecimiento de las revisiones de los pases de ganado, así como los registros del tránsito por las casetas de inspección, pues si un becerro es movilizado de Parral hacia alguna de las estaciones cuarentenarias para su exportación, es obligatorio que se registre en todas las casetas que estén a su paso”, apuntó.

Dijo que estas medidas se ven reflejadas en el incremento en la gráfica de infracciones, “y hemos cerrado filas para que el ganadero se acostumbre a movilizar su ganado con toda la papelería en regla. Las excepciones son cosa del pasado”, enfatizó.

Asimismo señaló que las probabilidades de recuperar el estatus sanitario Acreditado Modificado son altas, pues la instrucción del gobernador César Duarte Jáquez ha sido puntual: redoblar la inspección y vigilancia para así ordenar la exportación de ganado, la cual representa una enorme derrama de divisas y empleo para la entidad.

JUAN JOSÉ GARCÍA AMARO