11 de septiembre de 2013 / 03:24 p.m.

Cuernavaca • Al menos, dos veces al año, el terreno propiedad del Sindicato Nacional de Trabajadores de Sagarpa ubicado en esta ciudad, es rentado a universitarios para realizar fiestas donde "corre alcohol y droga" sin control, reconocieron estudiantes entrevistados y promotores de estas congregaciones universitarias.

La desaparición de cinco estudiantes de la Universidad Autónoma del estado de Morelos (UAEM) el pasado viernes, luego de asistir a una fiesta en este terreno ubicado en la colonia Lienzo Charro de esta ciudad, puso ante la luz pública este espacio donde también se renta para comidas del organismo sindical o para campañas políticas, aunque durante el día funciona como un auto lavado.

De acuerdo con información recabada y testimonios de asistentes, así como de organizadores de dichos convivios, la dirigencia sindical local de Sagarpa ofrece el espacio de un poco más de mil 600 metros cuadrados a costo de unos ocho mil pesos por evento, dado que las ganancias obtenidas por los organizadores, casi siempre son superiores.

En el lugar se han realizado fiestas de Halloween, de inicio de cursos, eventos especiales y también tradicionales "brincos" como se le conoce a la culminación de las carreras de todas las escuelas y facultades.

Generalmente la entrada no supera los quince pesos y el cupo supera los mil asistentes, casi siempre, indicó un promotor de fiestas quien pidió el anonimato, quien destacó que lo importante "o es el lugar" sino la posibilidad de que "el que venga tiene de todo: alcohol y todo tipo de drogas, desde brownies hasta pastillas, mariguana o cocaína"”.

El terreno sólo es un espacio abierto, y los baños que se ofrecen a los estudiantes son los mismos del espacio sindical, pues el terreno habilitado para fiestas o reuniones, no cuenta con servicios.

Dana y Paty, son dos estudiantes de la Facultad de Ciencias Químicas, quienes destacaron la "tradición de los sagarpazos" como les llaman a esas fiestas. Saben que se realizan varias veces al año, son para recabar fondos, pero también, para celebrar momentos específicos. En el caso del organizado el pasado cinco se septiembre, se trató para reunir fondos para los estudiantes de nuevo ingreso del Instituto de Ciencias de la Educación (ICE).

"Hay de todo, lo que tú quieras”, indicó una de las entrevistadas quien destacó la absoluta libertad de las autoridades de la UAEM y de la misma delegación sindical de SAGARPA. “Nadie los vigila, nadie les dice nada, pero eso sí, sabemos que siempre va haber alcohol al máximo y toda la droga que quieras”, acotó.

Al respecto y a la luz de la desaparición de los jóvenes al término del “sagarpazo” más reciente, el secretario general de la UAEM, José Antonio Gómez Espinoza reconoció que la máxima casa de estudios ha sido omisa en revisar las condiciones en que estas fiestas se realizan.

Apuntó que aun cuando son espacios fuera y ajenos a la UAEM, es importante estar al pendiente de la integridad de los universitarios, por lo que desde este martes, la UAEM estará pendiente y atenta de las fiestas, reuniones o celebraciones masivas a las que convoquen alumnos de los distintos espacios educativos de la universidad.

DAVID MONROY