25 de agosto de 2013 / 11:58 p.m.

Monterrey • Familiares de las víctimas del casino Royale acudieron a una misa con el fin de recordar a sus seres queridos que perdieron la vida hace dos años.

El arzobispo Rogelio Cabrera invitó a los presentes a poner los hechos en las manos de Dios, y dijo que se debe de perdonar a quien hace el mal, para llegar a la reconciliación.

En la misa, efectuada en la Iglesia del Carmen, en la avenida San Jerónimo, algunos deudos enviaron un mensaje para que las familias se encuentren unidas, ya que hay quienes los quieren ver divididos.

A pocos metros del altar se colocaron diversos ramos de flores con fotografías de las víctimas, los cuales el arzobispo bendijo, y él mismo saludó a los familiares.

Posteriormente, realizaron una marcha sobre la avenida San Jerónimo hasta el lugar donde operaba el casino Royale, con ramos de flores.

A pesar de que el procurador Adrián de la Garza señaló ayer que enviarían elementos para resguardar a las personas, no se vio la presencia de uniformados estatales, únicamente policías municipales, quienes llegaron al sitio minutos antes de que los deudos arribaran al punto donde estaba la casa de apuestas.

Una vez que llegaron las personas, hicieron oración, brindaron un mensaje y uno de ellos cantó un corrido sobre la tragedia del Royale.

Tras darse a conocer la grabación donde la vocera de los deudos del casino Royale, Samara Pérez, presuntamente exigió a los casineros la cantidad de 2.5 millones de pesos para ella, familiares manifestaron su apoyo a su representante, ya que desde hace dos años ha estado al frente y lo que hace es defender a las familias.

MARILÚ OVIEDO