4 de enero de 2013 / 01:30 a.m.

Guerrero.- La Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA) denunció que ante la migración de los hombres jóvenes, en varias comunidades de la Montaña las actividades del campo las realizan solamente las mujeres o los ancianos.

Celerino Tlacotempa Zapoteco es dirigente de la UNORCA en la entidad y sostiene que el 2012 fue desastroso para miles de agricultores, ya que la mala planeación de las políticas en materia de desarrollo rural los obligó a dejar sus tierras de labor.

Bajo esas circunstancias, indicó que miles de campesinos no tuvieron más remedio que rentarse como jornaleros migrantes en plantaciones del norte de la República.

"La situación es grave y existen pueblos que prácticamente se van enteros, como Yetlalcingo perteneciente a Zitlala, en donde casi todos los hombres jóvenes se fueron como jornaleros migrantes y muchos también como braceros a Estados Unidos", anotó.

En dicha localidad las mujeres se hacen cargo de atender las tierras de cultivo, por lo que "está feminizado el trabajo en el campo".

En otros lugares son solo los ancianos los que se hacen cargo de a producción, a que los hijos y los nietos se fueron, porque no tuvieron las condiciones propicias arraigarse en sus lugares de origen.

Yetlalcingo no es el único caso, también menciona Pochahuizco, San Marcos de las Rosas y las Trancas.

En Chilapa la ruta que va hacia Atzacoaloya es de mucho abandono de la fuerza de trabajo, además de pueblos de Ahuocotzingo, como Trapiche Viejo, Xocoyolzintla y Astonyahualco.

Tlacotempa Zapoteco sostuvo que el panorama para el campo es todavía más desolador en 2013, ya que el Congreso local aprobó un techo presupuestal de 330 millones de pesos para la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), lo que no será suficiente para atender todas las necesidades que se tienen.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN