REDACCIÓN
15 de abril de 2013 / 11:54 p.m.

Monterrey.- • Casi simultáneamente, una mujer y un empleado fueron plagiados por sujetos armados en los municipios de Monterrey y Montemorelos.

La privación ilegal de la libertad provocó una fuerte movilización de efectivos ministeriales, militares y de las policías municipales.

De acuerdo a las investigaciones, se estableció que el primero de los plagios fue reportado durante la mañana del lunes en el ejido Hacienda Las Cañas.

En ese lugar, según las indagaciones que se realizan en torno a los hechos, una mujer de aproximadamente 25 años de edad fue secuestrada por varios sujetos armados.

Los delincuentes llegaron a bordo de un vehículo tipo Crussier color blanco, con matrícula SRJ 2044, del Estado de Nuevo León.

Con armas de fuego, sometieron a la mujer y la subieron al vehículo para después emprender la huida, sin que hasta el momento haya sido localizada.

Esto hizo que varias unidades de la Policía Ministerial del Estado, apoyados por militares se desplazaran hasta el mencionado poblado de Montemorelos.

Hasta el momento, no se ha dado a conocer si el plagio de la mujer obedece a problemas con el tráfico de droga en ese sector.

Posteriormente, en la ciudad de Monterrey afuera de un domicilio en la colonia Obrera, un hombre fue secuestrado por varios sujetos armados.

Por versión de testigos, el sujeto fue subido a empujones a un automóvil Acord color gris, con placas SKH 6963.

A pesar del hermetismo con el cual se están realizando las investigaciones, se pudo establecer que el afectado fue interceptado en calles de la colonia Obrera.

Testigos refirieron que del automóvil descendieron dos sujetos, uno de los cuales lo amenazó con un arma de fuego y obligado a ingresar al automóvil.

Posteriormente, fue visto circular hacia la avenida Constitución y dar vuelta hacia el poniente de la ciudad; a pesar de la rápida movilización de efectivos municipales, los delincuentes lograron darse a la fuga.

Los secuestros en Nuevo León volvieron a presentarse días después de que en la ciudad fueron colocados mantas con mensajes, firmados por un grupo del crimen organizado, que opera en Nuevo León, pero originario de Tamaulipas.