27 de abril de 2013 / 03:42 p.m.

 Monterrey  • En Nuevo León se pierden alrededor de 14 millones de metros cúbicos de agua al año por fugas en el sistema de suministro, según información de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey.

El director de Operación de Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM), Francisco Cantú Ramos, explicó que para contabilizar la pérdida clasifican las fugas de tres maneras: escapes en tomas domiciliarias, llamadas ramales; las fugas en la red, que son las principales; y fugas en los medidores.

Cantú informó que mensualmente se presentan alrededor de 290 fugas en la red y medidores, es decir 19 mil 200 fugas anuales, y un promedio de 34 mil fugas anuales en ramales.

“De los ramales que tuvimos más de 34 mil fugas que representan como entre dos mil 800, 2 mil 900 fugas mensuales, en la calle; y de principales, los tubos que alimentan esos ramales, que es la red propiamente, de esos tuvimos 280 a 290 fugas por mes, que equivalen a tres mil 400 fugas al año; y de medidores fueron 19 mil 200 fugas, que equivalen a mil 600 medidores por mes.

“En el año se desperdiciaron más de 14 millones de metros cúbicos. La presa de la Boca completa tiene 39.5 millones (de metros cúbicos), es entonces un poquito menos (de la mitad)”, comunicó Cantú Ramos.

El 95 por ciento de las fugas se derivan de problemas en la tubería, pues en tramos, ésta tiene más de 30 años de antigüedad.

Por otro lado, aunque existen fugas de agua en los domicilios, normalmente no son de consideración, comentó Cantú.

El director de Operación de SADM dijo que por lo general los medidores fallan en los bronces o por golpes que reciben, lo que puede afectar cualquiera de las dos conexiones de tuerca suelta, porque el empaque se haya endurecido y no cumpla su labor de sello completo.

Esta información toma mayor relevancia en la actualidad, ante el grave problema de sequía que enfrenta la entidad, aunque el funcionario entrevistado, considera que con el actual estado de las presas, que no es el óptimo, como quiera se puede cumplir con el abasto.

Aunque la cantidad de fugas suena alta, dice el funcionario, en realidad es una cifra normal, pues Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey abastece a un millón 140 mil usuarios, con un crecimiento adicional de 30 mil anuales, pero no por eso crece la red.

Para combatir el problema de fugas de agua, SADM cuenta con 14 cuadrillas de detección no visibles, que observan y reparan las fallas en el sistema de suministro, dijo Francisco Cantú.

Esas cuadrillas, mencionó, recorrieron tres mil 400 kilómetros de tubería en 2012 y detectaron mil 150 fugas que no salían a la superficie. Gracias a eso se evitó desperdiciar tres mil 800 mil metros cúbicos de agua.

— RICARDO ALANÍS