29 de marzo de 2013 / 06:23 p.m.

El gobernador de Quintana Roo aseguró que su gobierno trabajará en una estrategia para que este tipo de incrementos no perjudique a la ciudadanía y a los turistas.

 

Cancún • El gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, rechazó tajantemente el aumento al transporte público de 2 pesos aplicado en Cancún por al menos dos empresas concesionarias.

El mandatario estatal dijo que su gobierno trabajará en una estrategia legal para que este tipo de incrementos no perjudique a la ciudadanía ni a los turistas que visitan la ciudad.

Este viernes Cancún amaneció con un incremento en sus tarifas del transporte urbano, aplicado al menos por las empresas Turicun y Autocar, que incrementaron en dos pesos el pasaje, el cual pasó de 6.50 a 8.50 en las regiones y colonias y de 8.50 a 10.50 pesos en la Zona Hotelera.

“Como Gobernador lo rechazo tajantemente, no considero que sea la estrategia ni el momento adecuados, mucho menos sin buscar el acercamiento previo con la autoridad”, dijo el gobernador.

“Considero injustificado un aumento de dos pesos; lesiona la economía de los benitojuarenses que utilizan el transporte público. Son dos pesos, que sumados por el número de camiones, el número de corridas y el número de pasajeros que a diario utilizan el transporte público en Cancún, arrojan millones de pesos por día”, señaló.

Roberto Borge dijo que, ante esa situación giró instrucciones al secretario de Gobierno, Gabriel Mendicutti Loría, para que de inmediato busque un acercamiento con los transportistas para lograr una solución por la vía de la conciliación o por la legal.

Borge Angulo indicó que, ante esa situación, sostiene pláticas con la empresa Maya Caribe, del Sindicato de Taxistas “Andrés Quintana Roo”, que se comprometió a no aumentar su tarifa. “Estoy buscando que nos sentemos a conciliar este tema”, expresó.

Dijo que el secretario de Gobierno trabajará con la Sociedad Cooperativa de Autotransporte Alfredo Vladimir Bonfil y con las empresas que brindan servicio a la zona de la franja ejidal y los asentamientos irregulares, para que mantengan sus tarifas en seis pesos.

Borge señaló que si bien el tema es competencia de los municipios, “tenemos que buscar una reforma integral para que el Estado participe como autoridad rectora en el ordenamiento del transporte público y en la regulación de las tarifas, a fin de proteger la economía de los quintanarroenses que utilizan el transporte público”.

REDACCIÓN