18 de abril de 2013 / 09:33 p.m.

San Pedro Garza García  • Representantes de cámaras empresariales de Nuevo León rechazaron la iniciativa de reforma a la Ley del IMSS, ya que consideran que pretende fortalecer financieramente a la institución a costa de los trabajadores y empresas.

La modificación al artículo 27 y la derogación del artículo 32 de la Ley del IMSS busca homologar las base de cálculo de las contribuciones al IMSS e Infonavit con las del Impuesto Sobre la Renta, incrementando las cuotas obrero- patronales hasta en un 100%, explicaron los presidentes de Coparmex, Caintra e INDEX.

Los empresarios señalaron que dicha reforma incentivaría la informalidad, pues solamente 16 millones de personas que conforman la población económicamente activa están registradas en el IMSS lo que provocaría a su vez un impacto negativo en sus finanzas pues con el incremento de la informalidad la recaudación se vería disminuida.

José Mario Garza Benavides, presidente de Coparmex, indicó que con esto se castigaría al empleo y la competitividad de las empresas disminuirá.

"Nosotros manifestamos en esta ocasión nuestro total rechazo a esa iniciativa porque sería la quinta ocasión en que se pretende llevar a cabo una reforma, las cuatro anteriores han manifestado su intención de sanear las finanzas y las mismas que han fracasado en los últimos 30 años, cada seis años hay una iniciativa como esta peo en esta ocasión la pretendida homologación y el ingreso esperado por recaudación realmente no viene a cumplir el compromiso de un saneamiento de las finanzas", señaló.

Debido a que la recaudación que se contempla con esta iniciativa de reforma es mínima para las necesidades del IMSS, la iniciativa privada consideró que los legisladores del PRI deberán analizar bien la situación que tienen en sus manos.

"Estamos convencidos que el IMSS requiere una reforma profunda al mismo que le solucione estos problemas pero no es con este tipo de paliativos", mencionó.

En rueda de prensa señalaron que las micro, pequeñas y medianas empresas serían las más afectadas de aprobarse dicha reforma.

Por ello enviaron cartas a los legisladores federales para que tomen en cuenta la opinión de las cámaras empresariales que están en contra de la iniciativa.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS