19 de junio de 2013 / 03:52 p.m.

 

Su pegada siempre despertó admiración en el mundo del fútbol: David Beckham es uno de los grandes ejecutores de tiros libres que tuvo el balompié. Las infracciones cerca del área eran una invitación a marcar goles para él.

 

El inglés tuvo una carrera muy exitosa, y si bien no era su único recurso dentro del campo, su forma particular y eficaz de rematar se convirtió en un ícono.

 

Según informa el Dayly Mirror, al mediocampista que recién retirado en el Paris Saint Germain le llegó una oferta para ser parte de la NFL, la liga estadounidense de fútbol americano. Su función dentro de una de las competiciones más importantes de este deporte era previsible.

 

No iba a lanzar pases como mariscal de campo, tampoco actuaría de receptor para marcar touchdowns, o formaría parte de la línea de golpeo. Su destino sería ingresar como pateador.

 

La oferta le llegó justo antes de firmar con el club parisino, cuando el futuro no estaba muy claro para el "Spiceboy". La oferta insólita por parte de un grupo de reclutadores de la NFL fue rechazada por el surgido deportivamente en Manchester United.

 

El momento que generó el interés por "Becks", fue un comercial que grabó para Adidas en 2007. En esa ocasión compartió la filmación con Reggie Bush, actual hombre de los Detroit Lions.

 

La publicidad mostraba cómo se enseñaban mutuamente sobre el deporte que practicaban, y mostró a Beckham muy efectivo al momento de anotar entre los postes. A pesar de eso, sólo fue un sueño scouters.