25 de julio de 2013 / 02:36 a.m.

Monterrey.- Vecinos de la colonia Plan de Ayala rechazaron el proyecto del municipio de San Pedro de construir un campo de tiro de arco, en unos terrenos recuperados del río Santa Catarina, porque lo consideran demasiado elitista, y no sería para utilidad de la gente de ese sector.

Un grupo de mujeres de ese lugar, ubicado en las márgenes del río, se entrevistaron con el alcalde Ugo Ruiz Cortés durante el Miércoles Ciudadano, para externarle su inquietud.

Al terminar el diálogo con el edil, Eva González, representante de los vecinos, señaló que éstos prefieren tener un parque más popular, de modo que beneficie realmente a los habitantes del sector, pues de otra manera, sólo gente pudiente acudiría a beneficiarse con el capo de tiro con arco.

"Nuestra inquietud es seguir insistiendo, que esos terrenos no queremos nada que no sea para vivienda, hay mucha gente en San Pedro que no tiene donde vivir, no tiene acceso a Infonavit, y ese es un lugar donde podrían estar", dijo la vocera de los vecinos.

Recordó que desde 1988, después del huracán Gilberto, se recuperaron esos terrenos, y la CNA autorizó que se entregarán a familias de escasos recursos del municipio.

Es por eso que ahora, que se regularizan los terrenos irregulares del municipio, ese terreno debe ser entregado a familias con necesidad de vivienda, dijo la dirigente comunal.

Por su parte, el alcalde Ugo Ruiz Cortés dialogó con las señoras, y llegaron al acuerdo de que se platicará con la totalidad de los vecinos, para lo cual los visitará la próxima semana.

"Hay diferencia de opinión en ese proyecto, algunos están de acuerdo, otros no, hoy vinieron los que no están de acuerdo, el punto de negociación será la otra semana, cuando se visite a todos los vecinos, y veremos que dicen, si lo aceptan o no", puntualizó el munícipe.

Reconoció que se pretende construir un campo de tiro con arco, pero lo primordial es que ese espacio público se aproveche para actividades deportivas, que sea punto de reunión de la gente, sobre todo de los jóvenes.

Francisco Zúñiga Esquivel