10 de agosto de 2013 / 01:06 a.m.

Oaxaca • El gobernador de Oaxaca Gabino Cué se sometió una limpia y a una “humedad” por parte de un grupo de chamanes mixes, durante la celebración del día internacional de los pueblos indígenas, que se llevó a cabo en la sede del Palacio de Gobierno, donde se celebró el ritual prehispánico.

El mandatario se dejó pasar por el cuerpo un huevo para quitarse las malas vibras y hacer un gobierno honesto. También, para retirar los malos espíritus, fue sacudido con ramas de poleo, mientras una anafre con hierbas silvestres desprendían sus aromas, en el salón de gobernadores.

En el encuentro, Cué recibió una propuesta de reforma a la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y Negro Afromexicano, la cual se prevé sea enviada al Congreso Local para su aprobación correspondiente, y así el estado sea vanguardia legislativa en México y el Continente Americano.

El gobernador afirmó que con este documento no sólo se tutelan los derechos básicos de los pueblos indígenas y comunidades negras afromexicanas, sino que además se armonizan los ordenamientos de protección de sus garantías con los Artículos 1º y 2º de la Constitución General de la República.

Se trata –dijo- de un extraordinario compendio de fundamentos, aspiraciones y propuestas que cuenta con el respaldo de nuestros pueblos y comunidades indígenas y que permitirá ofrecer las garantías de respeto y desarrollo armónico a cada etnia.

Cué reiteró su compromiso de respetar y fortalecer las lenguas maternas, tradiciones espirituales, derechos legítimos de las diferentes etnias sobre su territorio y recursos naturales, “porque el respeto y la observancia de los Derechos Indígenas de Oaxaca es y ha sido el norte que orienta el trabajo de este gobierno”.

Asimismo, hizo patente el reconocimiento a la libre determinación de las comunidades afromexicanas, como ha quedado plasmado en la reforma al artículo 16 de la Constitución Política del Estado de Oaxaca, promulgada el pasado 5 de junio.

Cué dejó en claro que Oaxaca no puede concebirse sin el legado de sus pueblos originarios, pues son ellos quienes nos dan identidad y forman parte de la raíz de nuestra gran cultura milenaria.

La iniciativa de ley que será enviada a los diputados locales la próxima semana es resultado de una consulta entre los 15 pueblos originarios, realizada mediante 24 foros regionales, los cuales contaron con la participación de más de 5 mil personas- Entre ellas: mil 500 autoridades comunitarias y municipales de 273 municipios y 657 comunidades, así como 750 representantes agrarios y de organizaciones indígenas e instituciones académicas culturales.

 — ÓSCAR RODRÍGUEZ