28 de noviembre de 2013 / 08:47 p.m.

Monterrey.- Doña Josefa y su esposo Modesto se levantaron de buen ánimo este jueves.

Y es que, tras salir a la luz pública el caso de “Los Abuelos del Puente”, los ciudadanos y diversas instituciones se acercaron a ellos para tenderles la mano.

“Le estamos ofreciendo unos cobertores a la señora Josefa. De hecho ya es un caso conocido por parte del DIF Monterrey. La semana pasada les trajimos también cajas de medicamento”, comentó la trabajadora social Martina Muñoz, del DIF de Monterrey.

“Los Abuelos del Puente”, ella de 80 y él de 82, viven en un pequeño y viejo camión, que desde enero pasado permanece estacionado bajo el puente de Gonzalitos y Madero.

“El director del DIF les ofreció el albergue casa-hogar en los momentos de frío, pero ella había comentado que sí acudiría, pero un poquito más tarde ya decidió que no”, explicó la funcionaria municipal.

La pareja habita en Monterrey desde 2005. Nunca tuvieron hijos y viven de la caridad de automovilistas y peatones frente al hospital Universitario.

La tarde del miércoles arribaron representantes de Fomerrey para ofrecerles un pie de casa, pero ellos se negaron a abandonar el lugar donde ya han hecho vida.

“Aquí soy feliz en el crucero, sobre todo que yo tengo un ministerio. Tengo un ministerio de hablar dos-tres palabras, de que nuestro Señor Jesucristo viene”, aseveró la ancianita.

Doña Josefa está agradecida con los ciudadanos que se han acercado a apoyarlos, pues ahora tienen medicamento suficiente para cuatro o cinco meses.

“Unos agentes de Medicina nos trajeron unas muestras médicas. Vino una señora también. No sé su nombre de ella, pero vino esa señora y también me trajo otras muestras”, puntualizó la señora.

Originarios de Durango y Querétaro, María Josefa Pérez y Modesto Jiménez llevan ya 46 años juntos, y 26 de formal matrimonio.

Llegaron a Nuevo León en 1997 y vivieron en San Rafael de Galeana. Allí estuvieron hasta enero de 2005, cuando vinieron a Monterrey a tramitar sus documentos.

Vivieron con una hermana de ella en el Topo Chico, pero la mujer murió y Don Modesto sufrió un derrame cerebral, por lo que aún presenta secuelas.

Agustín Martínez