ALBERTO VÁSQUEZ
28 de julio de 2013 / 03:53 p.m.

Monterrey.- • Los niños que ganaron la Olimpiada del Conocimiento en Nuevo León arribaron a esta ciudad por la mañana en un vuelo de Intejet al aeropuerto Mariano Escobedo, donde ya sus padres los esperaban con pancartas y regalos, luego de haber vivido una de sus mejores experiencias al tomarse la foto oficial con el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Los infantes de sexto grado estuvieron varios días en la ciudad de México, donde disfrutaron de la mayoría de los atractivos turísticos y fueron invitados a la residencia oficial de Los Pinos, donde se llevó a cabo la fotografía oficial.

En medio de porras y de lágrimas de sus familiares que se encontraban conmovidos de ver a sus retoños regresar de nuevo con una medalla pendiendo de su cuello como premio a ser los mejores estudiantes, los familiares los abrazaron y besaron captando los momentos en video y fotografía.

Entre los niños más destacados se encuentran de Monterrey, San Nicolás de los Garza, Guadalupe, Pesquería y Agualeguas, ya que fueron los primeros lugares en su escuela y en la región a la que pertenecen, por lo tanto fueron premiados con este viaje.

"Fue una experiencia muy bonita, fuimos a muchos lugares y conocimos muchas cosas, por ejemplo, fuimos las pirámides de Teotihuacán y nos llevaron a muchos museos, ahora de grande quiero ser doctora porque me gusta ayudar a los demás y estoy agradecida con mis padres por todo lo que me han apoyado", expresó Sheyla Vanesa Villarreal García, quien vive en un ejido del municipio de Pesquería y que fue una de las niñas con el promedio más alto.

Mientras que para los padres ha sido todo un logro de sus hijos, haber resultado campeones en esta Olimpiada del Conocimiento porque fue mucho el esfuerzo que realizaron los niños para poder obtener este triunfo.

"Estoy muy feliz de recibir a mi hija, con mucho orgullo y encantada de verla triunfar y encantada de verla disfrutarlo, porque es mucho esfuerzo y la vez que se pierde de muchas cosas, pero te das cuenta de que lo vale y ver la sonrisa y ver tanto esfuerzo que se va llenando en logros, que se va cristalizando; es maravilloso", dijo Adriana Rodríguez, madre de otra de las niñas campeonas.