21 de junio de 2013 / 01:31 p.m.

Monterrey • Una fuerte lluvia que se registró la noche del viernes en Piedras Negras, Coahuila causó el desbordamiento del caudal del río Escondido dejando desolación, pérdidas de viviendas y cuantiosos daños.

La intensa lluvia registró cerca de 50 mil damnificados y casas destruidas, afectando los servicios de agua potable y electricidad, por lo que familias completas se encuentran alojadas en albergues.

El obispo Alonso Garza Treviño aseveró que además de los daños materiales, está también el golpe mental a las personas.

“Fue un cosa extraordinaria lo que sucedió y los daños son cuantiosos, son 50 mil damnificados en diferentes órdenes y son como unas 15 mil personas las que han perdido todo.

“Se requiere de mucho apoyo moral y psicológico para aquellos que perdieron todo y no saben hacía donde mirar”. señaló Garza Treviño.

El obispo mencionó que los sectores más castigados por las fuertes lluvias, fueron las personas que habitan en las partes bajas de Piedras Negras.

“En esta ocasión la inundación no fue por ríos que vinieron cargados de otro lugar, sino que fue la lluvia que cayó aquí mismo en la ciudad, y los lugares que están bajos son los que se inundaron”, relató el sacerdote.

Mencionó que son 60 colonias las que padecieron la inundación pero quedan seis o siete bajo el agua.

REÚNEN CARITAS Y MULTIMEDIOS VÍVERES PARA AFECTADOS

Luego de cumplir con su jornada como jardinero de un parque público, a don Ramiro Jiménez le quedaron energías para ofrecer su ayuda para los damnificados de Piedras Negras.

Y, quizá sin guardar mucho las formas, rápidamente se despojó de su uniforme para calzarse una camiseta, un chaleco y ponerse a cargar los donativos que llegaban.

Singular forma de solidaridad de este hombre de 61 años que, ante la falta de recursos económicos, ofreció sus brazos y su corazón y exclamó orgulloso: “Yo vengo de apoyo para que llegue rápido la ayuda a nuestros hermanos”.

Y así siguieron desfilando a las oficinas generales de Cáritas de Monterrey familias completas, políticos, obreros, con cobijas, ropa, latería y botellas de agua.

Lo importante era aportar cualquier ayuda para los habitantes de Piedras Negras, Coahuila, castigados por una tempestad que depositó en cuatro horas más de 500 litros por metro cuadrado que anegó colonias, edificios y escuelas.

Y así continuó llegando el auxilio para los damnificados de la inundación del sábado anterior en ese lugar.

Para este viernes está proyectada la salida del primer convoy de ayuda que Cáritas de Monterrey y Fundación Multimedios ha recolectado durante los últimos días.

La doctora Sanjuanita Torres, subdirectora de Servicios de Asistencia y Salud de Cáritas explicó la urgencia de agua y alimentos para los hermanos en desgracia.

Los centros de acopio están ubicados en Roberto G. Sada 2810 colonia Deportivo Obispado.

También, en San Pedro Garza García, en las bodegas de alimentos de Cáritas.

El horario de recepción de ayuda es de 9:00 a 21:00. Pueden solicitarse informes a los teléfonos 1340 2000 y 1340 2200 al 24.

Lo más requerido es alimentos no perecederos, agua embotellada, galletas, leche en polvo, latería y medicamentos no caducos. En una segunda etapa se solicitaría ropa, enseres domésticos y muebles.

UANE se une a la recolección

Los estudiantes de la Universidad Americana del Noreste, (UANE) abrieron un centro de acopio para reunir la ayuda que la comunidad quiera donar para los damnificados por las inundaciones en Piedras Negras.

José Gustavo Salinas López, director del plantel, explicó que la sede de la universidad se encuentra precisamente en Piedras Negras, por lo que se les pidió a los nueve campus que colaboren para reunir lo mayor posible de víveres y no perecederos.

A partir de este jueves, las instalaciones de la UANE, ubicadas en la avenida Constitución 2257 poniente casi llegando a Gonzalitos, estuvieron recibiendo lo que la comunidad quisiera aportar.

Explicó que el Gobierno de Coahuila, a través del DIF de esa entidad, se encargará de transportarla y repartirla entre los damnificados.Salinas López mencionó que a pesar de que los estudiantes están de vacaciones, se les ha invitado por las redes sociales y han mostrado su interés en colaborar, por lo que esperan que durante este viernes y sábado se reciba bastante ayuda.

 LORENZO ENCINAS Y JOEL SAMPAYO