18 de diciembre de 2013 / 09:11 p.m.

Escobedo.- Las autoridades del Municipio de Escobedo se hicieron presentes en la zona donde explotó la pipa de gas, y comenzaron la asesoría legal a favor de los vecinos que resultaron afectados.

Se trata de 20 familias cuyos hogares registraron daños severos principalmente en ventanas y puertas a causa de la onda expansiva que se extendió hasta alrededor de 100 metros.

Sergio Espinosa Serrano, director de Mediación, de la Secretaría del Ayuntamiento, informó que un cuerpo de abogados orientaría a los afectados para que presentaran su denuncia en la agencia del Ministerio Público.

“Posteriormente pues debe llegar a un arreglo con la aseguradora en este caso, o con el propietario del inmueble. Lo importante es que los vecinos se sientan a gusto o seguros, de que ya presentaron su denuncia ante el Ministerio Público”, explicó el funcionario.

Espinosa Serrano indicó que tras la presentación de la queja penal, el Ayuntamiento escobedence se mantendrá al pendiente del desarrollo de la averiguación previa.

“Claro, vamos a estar apoyándolos en todo momento. Le vamos a brindar la asesoría a cada uno de ellos, para llevarlos ahorita mismo a sacar sus copias de las credenciales para que presenten su denuncia. Si es necesario llevar unas fotos de los inmuebles dañados, para apoyar también al Ministerio Público”, recalcó.

Del mismo modo, la autoridad municipal espera que el propietario del taller “Gudiño”, identificado como Mario Alberto Gudiño, la empresa de la pipa siniestrada, Termogas, o la compañía aseguradora del vehículo, se hagan responsables de esta situación.

“-¿La autoridad municipal espera que este procedimiento no se alargue tanto? -Pues es la idea, que la gente rápidamente se vea beneficiada en el sentido de la reparación de sus daños”, puntualizó.

Se informó que por tratarse de un asunto prioritario debido a las bajas temperaturas que podrían registrarse, el Gobierno local se encargará de la colocación de nuevos vidrios en las casas mientras se resuelve el asunto.

La mañana del miércoles también se observó el recorrido que hicieron supuestos trabajadores de una compañía vidriera, quienes levantaron un censo para verificar los vidrios quebrados.

Del mismo modo y cuando los vecinos afectados los cuestionaron, en todo momento declinaron identificarse, así como señalar quién los había enviado.

Agustín Martinez