IGNACIO ALZAGA
28 de julio de 2013 / 05:15 p.m.

Las dependencias comienzan a bajar de internet las gratificaciones, mantienen parcialmente bloqueados los accesos o no han actualizado la información sobre algunos delincuentes.

 

México • El gobierno federal revisa la efectividad del programa de recompensas para la ubicación y detención de presuntos líderes del narcotráfico y la delincuencia organizada, con el propósito de determinar si lo perfecciona, actualiza o mantiene, afirmaron funcionarios del gabinete de seguridad nacional.

En el caso de la Policía Federal se analizan las gratificaciones de dos millones de pesos que se ofrecen por cada uno de los supuestos líderes de Los Caballeros Templarios que operan en Michoacán, donde se ha registrado una serie de ataques contra las fuerzas federales.

Se trata de Servando Gómez Martínez, La Tuta; Dionisio Loya Plancarte, El Tío, y Enrique Plancarte Solís, Kike Plancarte.

La Comisión Nacional de Seguridad no permite el acceso detallado al programa de recompensas de estos sospechosos, que se incluyó desde el sexenio pasado en el sitio web de la entonces Secretaría de Seguridad Pública federal.

En la página, que está bloqueada parcialmente en este rubro, se observan solo las fotografíasde los supuestos delincuentes, pero ni siquiera son legibles sus nombres ni apodos.

Sin embargo, Nazario Moreno, El Chayo, considerado el dirigente del grupo delictivo aparece con la leyenda "fallecido".

Los servidores públicos consultados dijeron que en la Policía Federal "el programa de recompensas está en un proceso de análisis, valoración de inversión y de resultados para determinar su continuidad".

Señalaron que el gobierno federal hará lo mismo con el esquema de gratificaciones que mantiene la Procuraduría General de la República, pues se detectó que hay casos en los que no están actualizados los nombres de criminales.

Por ejemplo, en las tarjetas que se pueden consultar en la página web de la PGR aparece Samer José Servín Juárez.

Se ofrecen hasta 10 millones de pesos por datos sobre su paradero; sin embargo, se lee que es operador bajo las órdenes directas de Nazario Moreno, El Chayo, a quien la Policía Federal dio por muerto.

La PGR mantiene desde 2009 una recompensa hasta de 30 millones de pesos por datos que lleven a la localización de La Tuta.

Según la información, es probable responsable de delincuencia organizada, delitos contra la salud, privación ilegal de la libertad, homicidio y robo calificados.

Otro de los más buscados es El Tío por quien también está vigente una gratificación hasta de 30 millones de pesos. Se le acusa de delincuencia organizada, delitos contra la salud y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Además, se le ubica como el responsable de relaciones públicas del grupo delictivo y se presume es el contacto con autoridades corruptas.

Por Kike Plancarte la recompensa de la PGR es de 10 millones de pesos; se le identifica como operador principalmente en las zonas de Múgica y Nueva Italia, Michoacán, y es buscado por delitos contra la salud, delincuencia organizada y portación de armas de fuego.

"Se le ubica en el segundo nivel de mando dentro de la organización y como uno de los principales traficantes de narcóticos hacia Estados Unidos, actúa como enlace para la conservación de mercados y rutas y de contención con grupos antagónicos", señala la sinopsis pública de la PGR.