ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN
21 de junio de 2013 / 01:39 a.m.

Guerrero • El alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, reconoció que el municipio no tiene la capacidad suficiente para garantizar la seguridad de la población, pero ofreció incrementar la coordinación con las autoridades estatales y federales para reinstalar la tranquilidad en la ciudad.

Respecto a la marcha anunciada por la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero y la Confederación Patronal de la República Mexicana para el lunes 24 de junio, el primer edil de Chilpancingo dijo que será respetuoso de la misma, aunque aclaró que no pueden ingresar armados a la capital de Guerrero.

En el centro de la ciudad, manifestó que la administración que encabeza tiene la obligación de garantizar la seguridad de la población, por eso anticipó que reforzará los trabajos que se realizan en materia de prevención del delito.

Ante la inquietud manifestada por los socios de la Coparmex, que aseguran estar desesperados por la extorsión a que se les somete de manera recurrente, dijo que responderá sin dejar de anotar sus limitaciones.

"Yo lo único que puedo ofrecer a quienes hoy se han reunido con la UPOEG, es que nosotros asumimos la responsabilidad en cuanto a la inseguridad en Chilpancingo".

Por eso dijo que ya platicó con el gobernador Ángel Aguirre Rivero, a quien le planteó la necesidad de integrar nuevos elementos a la Policía Preventiva, a efecto de que se puedan atender los reclamos que la sociedad reclama en cuanto a vigilancia en colonias y comunidades.

Indicó: "Yo soy muy respetuoso, si alguien en un afán protagónico asume una actitud de ese tipo, pues yo soy respetuoso, pero debe quedar claro que la seguridad en Chilpancingo la deben brindar los tres niveles de gobierno".

Sin embargo reconoció: "Entendemos que el gobierno municipal no tiene la capacidad; primero porque no tenemos la posibilidad de pagar salarios más decorosos a los policías, tampoco el recurso para contratar más elementos, pero si trabajamos de manera más coordinada con el gobierno estatal y federal, estaremos en condiciones de garantizar la seguridad".

Respecto a la marcha del 24 de junio, recordó que Chilpancingo es la capital del estado y en consecuencia, el espacio en el que se manifiestan diferentes inconformidades.

Sostuvo que a la ciudad puede llegar a manifestarse quien lo desee, siempre y cuando lo haga dentro del marco legal y sin afectar los derechos de terceros.

"Pueden venir pero sin armas", dijo, respecto a la caravana que se anuncia partirá de Tierra Colorada y llegará a las instalaciones del Congreso local.

En caso de que la UPOEG llegue armada, indicó que serán el estado y la Federación los que procedan conforme a lo que les indique la ley.

No descartó la posibilidad de dialogar con los representantes de la Coparmex, aunque señaló que hasta el momento no se le ha informado puntualmente sobre el delito de la extorsión.