18 de febrero de 2013 / 01:42 a.m.

Monterrey.- • La Iglesia católica de Monterrey reconoció que se encuentra inmersa en una crisis por la falta de sacerdotes y de jóvenes interesados en ingresar al Seminario.

Rogelio Cabrera López, arzobispo de la ciudad, hizo un llamado al término de la misa dominical para que la población masculina no se deje envolver por la “superficialidad del ambiente” y escuche la voz del llamado a esta vocación.

“"En números relativos, sí estamos muy por debajo de las necesidades, porque la población se ha incrementado, la inmigración a nuestra Arquidiócesis es mayor y no podemos responder a tantas necesidades, sobre todo en los municipios donde ahora han tenido mayor crecimiento, como es Juárez y García.

“En términos absolutos, nos mantenemos más o menos igual a como siempre ha sido el número de ingresos al Seminario y, en número de ordenaciones anuales, nuestra preocupación es que en términos relativos sí estamos muy por debajo de las necesidades”, refirió.

Para el año introductorio, los mandos católicos esperan al menos 50 inscripciones al Seminario y 70 alumnos adicionales para el llamado año especial, a fin de incrementar en los próximos años la cantidad de ordenaciones.

“"Si tenemos siquiera un 30 por ciento de perseverancia, podríamos tener buenos frutos de vocaciones… creo que en todas partes hay situaciones nuevas a las que los jóvenes se enfrentan, tienen un mundo más amplio que ver"”, consideró Cabrera López.

En años recientes, la tendencia de ordenaciones en el Seminario de Monterrey oscila entre 10 y 12 sacerdotes, pero anteriormente esta cifra llegaba hasta 25, es decir, se encuentra a un 50 por ciento del nivel óptimo.

Al arranque del 2013, se dieron seis ordenaciones y la expectativa es que se produzcan seis más en el mes de agosto.

“"No hay quién oriente, no hay quién evangelice, la gente tiene necesidad de ser escuchada, de ser atendida, de ser promovida en la fe y lo notamos en que la agenda de los sacerdotes está totalmente avasallada y ya no pueden dar más a las necesidades que pide la gente"”, sostuvo el Arzobispo.

La Arquidiócesis de Monterrey celebrará el próximo domingo 3 de marzo un retiro de discernimiento en el Seminario Menor con la intención de captar más jóvenes para su causa, en medio de tiempos incluso de riesgo para los representantes de la fe católica.

LUIS GARCÍA