21 de abril de 2013 / 02:33 a.m.

Los atentados de Boston obligarán a reforzar las medidas de seguridad en los países, para evitar que ocurran otras tragedias donde muera gente inocente, aceptó el cónsul general de los Estados Unidos en Monterrey, Joseph M. Pomper.

Al participar en Hacketon, organizado por la NASA, el diplomático norteamericano lamentó los hechos ocurridos durante el más antiguo maratón del mundo, en Boston, Massachusetts, donde murieron tres personas, entre ellas un niño de apenas ocho años.

Consideró que esto debe motivar a las autoridades a extremar precauciones y medidas de seguridad, pues no debe haber más víctimas inocentes.

El cónsul norteamericano dio un mensaje con sus condolencias para la comunidad de Boston, que sufrió este atentado, donde además resultaron heridas decenas de personas y, principalmente, a las familias de las tres víctimas mortales.

Comentó que él estuvo en Boston, en un colegio en las afueras de al ciudad. “Fui al colegio en las afueras de Boston, sé que es una sociedad fuerte y se va a recuperar pronto”.

Hizo votos para que la gente recupere pronto la calma y aclaró que no tiene mayores detalles del caso.

“No tenemos información detallada, es una investigación en proceso”, aclaró Pomper.

Las dos bombas de fabricación casera que explotaron cerca de la zona de meta del Maratón de Boston, el pasado lunes 15 de abril, es considerado el atentado más grave ocurrido en territorio norteamericano desde los ataques a las Torres Gemelas de Nueva York, en 2001.

El viernes 19 de abril, las autoridades norteamericanas realizaron un operativo para detener a los hermanos Tamerlan y Dzhokar Tsarnaev, dos estudiantes chechenios, que presuntamente son los autores de los atentados.

Tamerlan, de 26 años, resultó muerto en el enfrentamiento que se dio con la policía, en tanto que Dzhokar, de 19 años, logró huir, pero tras varias horas de búsqueda, fue hallado y capturado con vida, escondido en un bote malherido.

Hasta el momento no ha declarado.

Al respecto, el cónsul Pomper aclaró que no tiene información sobre el caso, pues es una investigación que sigue en proceso.

Pero esto debe cambiar nuevamente la perspectiva de la seguridad para los países.

“Siempre estamos muy alerta en cuestiones de seguridad, y estamos seguros que las autoridades locales, en Boston y en Estados Unidos, están tomando las medidas adecuadas”.

Francisco Zúñiga Esquivel